¡Taxi!

Soy más del pasodoble de Los Simios y de aquello que decía «pero no robes a un taxista que está ganándose el pan desde las claras del día hasta el mismo filo de la madrugá»

Actualizado:

PDicen que cuando el diablo no tiene nada que hacer, con el rabo mata moscas. O al menos eso es lo que hacía Lucifer antes, cuando el verano era verano y había moscas que espantar. Ahora, con el cambio climático, y con el cambio digital, lo que hace el demonio, cuando le sobra el tiempo, es viralizar –qué término más horrible- alguna tontería en las redes sociales para que la gente esté entretenida y, sobre todo, para que el rabo pueda seguir azotando a los moscardones. Duran muy poco las sacudidas, afortunadamente, y en lo que usted termina por enterarse de lo que se cuece en las redes, ya hay otro rabo coleando. En fin. Es el signo de los