OPINIÓN

También es mi bandera

No es que uno nazca donde le da la gana, sino que el lugar donde uno nace no es más que una circunstancia como otra cualquiera

Actualizado:

Vaya por delante que no creo en los determinismos territoriales, como tampoco creo en las fronteras. Me parecen retorcidos complementos circunstanciales creados por unos sujetos con demasiados intereses y demasiado oscuros; solo hace falta mirar el mapa de África y comprobar que esos países trazados con tiralíneas fueron el logro de las políticas coloniales en un momento histórico determinado, de aquí pallá una cosa, de allí pacá, otra; aunque no hay que irse tan lejos, todavía viven yugoslavos que nacieron en un país que ya no existe, y por acercarnos a nuestro entorno, los cántabros fueron castellanos hasta no hace tanto, igual que los ceutíes eran tan gaditanos como usted y como yo.

En mi caso no creo que sea