EL APUNTE

La solidaridad necesita más ayuda

La masiva llegada de inmigrantes ha obligado a utilizar pabellones públicos en Algeciras que no reúnen condiciones

CádizActualizado:

Los barcos de Salvamento Marítimo no dan abasto en la costa gaditana. El buen tiempo ha favorecido la llegada masiva de inmigrantes sin papeles, que arriesgan su vida en el Estrecho para huir de una muerte segura en sus países de origen. El goteo de pateras es constante y la avalancha ha terminado por desbordar igual que un tsunami a los servicios de primeros auxilios y a los albergues. El colapso es total. Algeciras, Barbate y Tarifa son los municipios donde se atiende a los extranjeros y se han tenido que habilitar pabellones deportivos para acoger a un contingente cada vez más numeroso, sin embargo, estas instalaciones no reúnen las condiciones mínimas para albergar durante tanto tiempo a las víctimas de una travesía que no lleva a ninguna parte.

Es el drama de la inmigración, pero también es un drama y una angustia para los servicios sociales y las emergencias de la provincia que se ven impotentes a la hora de atender tanta miseria. La solidaridad necesita ayuda. El nuevo Gobierno del PSOE no puede seguir con políticas de marketing salvando su imagen con acciones puntuales. El caso del ‘Aquarius’ en Valencia ha sido un ejemplo de solidaridad internacional por parte de España, que ha servido para que Europa, principalmente Francia y Alemania, vuelvan a hablar de inmigración. Toca ahora poner la lupa en el Estrecho y fijar criterios para que sus aguas no sean la tumba de cientos de africanos. Efectivos de Salvamento Marítimo rescataron ayer a un total de 184 personas, entre ellas tres menores y un bebé, en aguas del Estrecho después de recoger a un grupo de 85 migrantes, tras el hallazgo de tres nuevas pateras que se unen a las cuatro localizadas anteriormente. Suma y sigue.

El pasado fin de semana se rescataron en nuestras costas 382 inmigrantes a bordo de 18 pateras. La realidad es que los 14 kilómetros que separan a Europa de África desde Tarifa son una travesía capaz de generar un drama migratorio que se ha cobrado 6.000 muertes en los últimos 20 años. Esa es la cifra confirmada de personas que perecieron en el mar a bordo de pateras o balsas de juguete en su intento de llegar España por el sur peninsular y que la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) maneja desde 2017. La llegada de ‘sin papeles’ a la provincia ha ido a más en los últimos años, por ello urge una nueva política del Gobierno.