Os recibimos con alegría

Ahora resulta que somos un referente en el mundo, «la terapia más pura» y el lugar ideal «para reiniciar tu vida»

Actualizado:

En cualquier momento tendré que cambiar de referentes, porque los que tengo no solo están envejeciendo a la par mía, sino que, por momentos, se diluyen sin remedio en una memoria que ya no es capaz de contener el paso inexorable del tiempo. Una, que pertenece a una generación que todavía mira a sus padres para entender el mundo, en vez de mirar a sus hijos para integrarse en él, tiene siempre la duda de que al otro lado del papel haya alguien que recuerde a Nelly Olleson o que sea capaz de completar aquello de “busque, compare, y si encuentra algo mejor…”. Ya sabe, estamos hechos de imágenes y de palabras, pero esas imágenes se tornan sepia al mismo