Opinión

El prior

A Franco lo puso Sánchez a dar vueltas por Madrid como los muñecos que despiertan de noche en las habitaciones de los niños

Francisco Apaolaza
CádizActualizado:

A Franco lo puso Sánchez a dar vueltas por Madrid como los muñecos que despiertan de noche en las habitaciones de los niños. Yo mismo he jugado a imaginarlo en sitios: en los baños de los bares de Malasaña de los que la gente tarda tanto en salir, en las salas flamencas donde siempre es la Feria de Abril, Franco patinando en los parques del Sur de Madrid donde patinan chavales vestidos como espectros y también en los gastrobares donde las estudiantes extranjeras -ya menos idealistas- alternan con jóvenes ejecutivos bien vestidos que votan a Ciudadanos y olvidan a los novios que dejaron en sus países.

Entonces, Franco entró en las urnas, así dobladito en la papiroflexia de una estrategia

Francisco ApaolazaFrancisco ApaolazaArticulista de OpiniónFrancisco Apaolaza