OPINIÓN

Juventud

Esa época añorada de la existencia ha pasado a convertirse en un tránsito entre la manutención y la subsistencia

Antonio Ares
Actualizado:

Juventas fue una ninfa, hermana de la diosa Libertas a la cual Júpiter transformó en fuente. Esta fuente mágica tenía aguas milagrosas, ya que podía rejuvenecer a las personas que en ellas se sumergían. Como divinidad, velaba por los púberes y los protegía de la oscura personificación del dios Senectus.»Juventud, divino tesoro».

Esa época añorada de la existencia ha pasado a convertirse en un tránsito entre la manutención y la subsistencia. Lo que otrora era motor y acicate de una sociedad plana ahora se ha transformado en un caldo de desesperación al que nadie es capaz de dar la visibilidad que se merece. Los poderes establecidos los miran de soslayo con cierta desazón, pero sin llegar a entender que su

Antonio AresAntonio AresArticulista de OpiniónAntonio Ares