El inspector llega a la ciudad

Cuando al inspector Gutiérrez le destinaron a aquel destino del sur del país, sopechó que el acento y el clima le harían más daño que los delincuentes

Actualizado:

Durante los meses de julio y agosto, a modo de divertimento, retomo la vieja costumbre en prensa de emplear la columna de opinión como solaz literario. Cualquier parecido de los hechos con la realidad es pura coincidencia.

El inspector Gutiérrez suspiró cuando le enviaron a aquella ciudad del sur. No le gustaba Andalucía. Tras más de 20 años investigando en Palencia había cogido el gusto al carácter castellano y renegaba de un destino en el que, aventuraba, el calor y el acento le harían más daño que los criminales.

Apenas puso pie y placa en su nuevo destino, le sorprendió que al pedirle al taxista que le llevara a Comisaría éste le preguntara si se refería a la