Un infierno que se coge en Residencia

El infierno son los demás: coger el autobús en hora punta o pillar sitio en La Caleta lo demuestran

Actualizado:

Usted, como yo, sabrá que el infierno existe, y que está más cerca de lo que parece. Los filósofos más importantes, que como los amantes de Tinder se citan pero no se conocen, nos han tratado de convencer de que el infierno son los demás. No les falta razón, es algo que se descubre simplemente cogiendo el autobús en hora punta o buscando un sitio donde ponerse en La Caleta en pleno mes de julio. Y cuanta más gente, mas infierno. De hecho, tengo la sospecha de que cuando muramos, quienes hayamos sido concienzudamente perversos, acabaremos en un autobús de la línea 1 un día de Carnaval. Y, como en las pesadillas, nunca llegará, tendrá paradas eternas y estará lleno