Opinión

Gutiérrez y las piedras en el camino

El inspector y Martín recibieron una bienvenida accidentada en aquella intervención en ese barrio castigado por la droga

Andrés G. Latorre
Actualizado:

Durante los meses de julio y agosto, a modo de divertimento, retomo la vieja costumbre en prensa de emplear la columna de opinión como solaz literario. Cualquier parecido de los hechos con la realidad es pura coincidencia. Puedes leer en estos enlaces el primer, el segundo y el tercer artículo del inspector.

Gutiérrez se levantó sobresaltado de la cama. Pisó la fría baldosa como quien no se acostumbra a que, a los pies de la cama, haya siempre un suelo esperando. Miró el despertador. Faltaban aún dos horas para que sonara la alarma. Pero una vez levantado, no se permitía nunca volver a la cama. Lo interpretaba como una rendición ante lo que el día le demandaba.

Andrés G. LatorreAndrés G. LatorreRedactorAndrés G. Latorre