La forma de Greta, el fondo de Teresa

Forma y fondo son lo mismo, ya sea pregonando la unidad de la izquierda o clamando contra el cambio climático

Actualizado:

Usted, que es bastante más listo que yo, que yendo para catequista me quedé en cateto, sabe a la perfección que no es que el hábito haga al monje, es que el monje lo es por el hábito. Las apariencias, aunque sean engañosas, hay que guardarlas, como la ropa cuando uno va a darse un chapuzón. Es por eso que me descorazona –a veces a mí también me gusta ponerme dramático– encontrar cómo o bien se confunden el fondo con la forma (como quien, en la más errática actitud, se sentara sobre sus témporas) o bien se destruye el contenido porque el continente (con o sin carrito) no gusta.

En la forma, nuestra paisana Teresa Rodríguez ha dado una lección