EL APUNTE

La excepción también acaba en decepción

La llegada de la planta de Torrot parecía un alivio tras varios golpes a la industria de la Bahía

La Voz de Cádiz
Actualizado:

El sector industrial de la Bahía de Cádiz parecía en vías de recuperarse. Con los diques de Navantia a pleno rendimiento durante muchos años y con el motor aeronáutico estabilizado pese a las turbulencias del mercado, quedaban los complementos que devolvieran la robustez a un apartado esencial de la economía, muy dañado durante la última década del siglo pasado y la primera del presente. El proyecto que Torrot anunciara y firmara hace dos años debía ser uno de esos valores añadidos. Su intención de invertir en Cádiz para fabricar un nuevo modelo de motocicleta eléctrica y la adjudicación de las obras de la antigua factoría de Altadis parecían

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz