EL APUNTE

Deseos y realidad

Kichi no duda en utilizar su cargo de alcalde para tratar de influir en materias que no le competen

La Voz de Cádiz
CádizActualizado:

Hay un viejo aserto español que dice que «cada concejal se barre su calle» para explicar que al final los políticos, sobre todo los que se dedican a las cuestiones más cercanas, a las municipales, suelen tender a darle preferencia a asuntos que les afectan a ellos personalmente. En el caso del alcalde de Cádiz este dicho encaja a la perfección, aunque no literalmente con su calle del barrio de la Viña, sino con su forma de entender la política. Desde que llegó a su despacho de San Juan de Dios, Kichi tuvo claro que su entrada en las instituciones era un excelente altavoz para lanzar las proclamas políticas que llevaba años lanzando sin que

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz