Construir sobre lo destruido

A la resurrección del ladrillo hay que unirle ahora una buena política de vivienda para no volver a inflar la burbuja

La Voz de Cádiz
Actualizado:

El sector del ladrillo y el del automóvil son el termómetro de la economía española. El ciudadano de a pie, ya vote a diestra o siniestra, se empache de secesionismo nacionalista y blasfeme cada vez que lo amenazan con elecciones, al final lo que quiere es una casa y un coche. Y puede cumplir sus deseos cuando la cosa va bien. Así de simple sin caer en la demagogia.

La brutal crisis financiera afectó de lleno en España a constructoras e inmobiliarias por la tremenda burbuja que muchos inflaron y terminó por explotar con consecuencias gravísimas. Ese mismo periodo que descosió en parte el tejido social del país ha quedado superado después de las sufridas pero necesarias medidas puestas en

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz