TRIBUNA LIBRE

La ciudad y la responsabilidad

Acariciamos un Cádiz sostenible que se vea reflejado con sus cosas buenas –y también nuestros errores– entre los renglones de estas páginas

CádizActualizado:

No, vecino y vecina, nunca tuve una casa en Puerto Real ni me planteé ir allí a vivir. Tampoco estoy imputado, o investigado, por el Caso Chiringuitos, se trata de diligencias previas en un proceso de judicialización de Ciudadanos al que no le ve sentido ni la Junta ni los propios chiringuiteros. Algo similar en el Caso Alumbrado, salvo con una diferencia, José Blas Fernández denunció por una supuesta falta de información pese a que le hicimos llegar los datos por dos vías distintas. En cualquier caso, no se trata de un proceso por prevaricación. Y es justo señalar que, de momento, pese a las innumerables denuncias de la oposición en ese continuo afán de entorpecer, todo ha sido archivado.

Hemos invertido en la mejora de todos los centros públicos de la ciudad y en el Celestino Mutis, en concreto, cambiamos el anterior muro de hormigón por una valla que simula la proa de un barco. Lo digo porque el director de este medio, por ejemplo, nos acusó de abandono por el desprendimiento de un techo del colegio, pese a que esa actuación pertenecía a la administración andaluza, que antes había realizado unas obras de impermeabilización cuanto menos deficientes. Poco importaban los hechos por tal de señalar a este Ayuntamiento.