OPINIÓN

Cine de verano

Escenarios de las noches estivales de nuestra infancia eran lugares de encuentro y esparcimiento pero antes que nada cines

Julio Malo
Actualizado:

Escenarios de las noches estivales de nuestra infancia, aquellos espacios bajo las estrellas suavizados por las brisas eran lugares de encuentro y esparcimiento, pero antes que nada cines y las películas eran lo importante; tiempos en los cuales la informática aún era ciencia ficción y apenas se veía televisión. Recuerdo una noche al comienzo de los años sesenta, los chavales esperábamos una colorida película de vaqueros e indios protagonizada por alguien parecido a John Wayne; cuando la gran pantalla nos mostró “Calabuch” del español Luis García Berlanga. Una cinta en blanco y negro rodada en Peñíscola hacia 1953 con actores y figurantes españoles. La decepción distrajo a varios amigos, pero a otros nos atrapó el encanto de la narración, un

Julio MaloJulio MaloArticulista de OpiniónJulio Malo