OPINIÓN

Cádiz abandonada

Es curioso cómo a algunos les interesa que este debate se enmarañe, se embarre, se convierta en un plomizo intercambio de opiniones

Adolfo Vigo
Actualizado:

La semana pasada asistimos al debate sobre el estado de la ciudad. Aquel que se retraso en su día por la baja medica del alcalde y que el viernes pasado se llevó a cabo sin pena ni gloria al ‘esconderse’ tras la celebración del Pleno ordinario. De esta manera se le quitaba importancia por parte del equipo de Gobierno a uno de los debates anuales que mayor importancia debiera de tener.

Es curioso como a algunos les interesa que este debate se enmarañe, se embarre, se convierta en un plomizo intercambio de opiniones que directamente aburra al ciudadano y, al final, uno salga con la sensación de que no se ha dicho nada.

En mi opinión, para hacer el debate sobre estado la ciudad algunos deberían de bajar a la calle y ver la situación real de la ciudad en este momento, hablando con los ciudadanos que son los directamente afectados por las decisiones que se toman en la casa grande de San Juan de Dios.

De que vale reducir la deuda de la ciudad si con ello se está recortando los servicios mínimos de la misma, entre ellos la limpieza. De que nos sirve gastarnos 400.000 euros en 120 fuentes de agua potable para la ciudad si después no se corta el césped de los jardines, no se limpian las calles o no hay un plan de actuación sobre la ciudad. La verdad que me fastidia enormemente ver como desde las redes sociales la pagina de ‘Cádiz Abandonada’, que por cierto realiza una gran labor, tiene que hacer los llamamientos sobre el estado de nuestra ciudad para que al día siguiente alguien tome nota y mande arreglarlos. Estamos llegando a que, en nuestro Ayuntamiento, el plan de trabajo para algunas delegaciones venga dictado por las denuncias sobre el mal estado de las cosas en las paginas de internet y así se decida actuar en dichas deficiencias.

No es cuestión de partidismo, solamente de sentimiento por nuestra ciudad, pero por día que pasa da más vergüenza ver el estado de dejadez en el que Cádiz se encuentra. Y no sólo lo pienso yo sino que cada día son más personas las que así opinan. Lo siento pero no me vale decir que es que los gaditanos no cuidamos de lo nuestro. Somos los mismos que hace tres años y, por lo tanto, no vale escudarse en que la culpa es de nosotros. Solo hay que comprobar como las calles se encuentran en un estado de limpieza pésimo. Se baldean las mismas pero únicamente con agua, sin una sola gota de producto de desinfección. Lo que redunda en que las mismas terminan por ser auténticos focos de infecciones.

Por otro lado, el deterioro del material urbano cada día es más palpable. No hay día en el que no se vea alguna foto en la que se compruebe que dicho estado de dejadez es un hecho. Farolas que se caen o que dejan de funcionar, pavimento que se levanta, jardines que servirían de escenarios para la tercera entrega de Jumanji… Todo ello con el grave perjuicio que puede ocasionar a los ciudadanos y las posibles reclamaciones por responsabilidad civil que le pueden caer al ayuntamiento.

La verdad es que el estado de la ciudad podría decirse que no es que sea critico, es que si nadie o nada lo remedia, está cercano al fallo multiorgánico, ya que parece que hay una desidia total a la hora de mirar por nuestra ciudad.

Adolfo VigoAdolfo VigoArticulista de OpiniónAdolfo Vigo