Opinión

La alegría de morir

Ésta es la historia de Noa, la niña holandesa de 17 años que ha fallecido en el salón de su casa

Francisco Apaolaza
Actualizado:

Ésta es la historia de Noa, la niña holandesa de 17 años que ha fallecido en el salón de su casa después de pedir la eutanasia que nunca se le concedió. Cuentan las crónicas que había sufrido abusos sexuales en su infancia y el trauma le había descuadernado la felicidad para siempre. Dejó de comer y de beber, murió en diez días y de pronto, a junio se le puso cara de octubre, como si el aire que hace unos días saltaba por aquí y por allá adornado con las risas de los niños de los parques se hubiera echado al suelo y la primavera se hubiera dado por vencida.

Cuentan que Noa sufría de trastorno depresivo y llegados a

Francisco ApaolazaFrancisco ApaolazaArticulista de OpiniónFrancisco Apaolaza