Exterior del monumento en memoria de las víctimas del 11 M en Atocha
Exterior del monumento en memoria de las víctimas del 11 M en Atocha - Gustavo Morales
EDITORIAL ABC

Las víctimas invisibles del terrorismo

Actualizado:

Cuando se produce un atentado terrorista, toda la atención tiende a centrarse en las víctimas mortales, ya que son la cara más visible y trágica de esta particular lacra que, por desgracia, ha golpeado a España durante tantos años, sobre todo bajo la sinrazón del terrorismo etarra y más recientemente por culpa del radicalismo islamista. Sin embargo, el dolor y sufrimiento que ha provocado esta barbarie va mucho más allá de los cientos de asesinatos causados, puesto que también ha dejado tras de sí un inmenso reguero de heridos, cuyo recuerdo ha quedado en el olvido, pese al calvario que han tenido que sufrir. Un estudio elaborado por dos doctores universitarios pone rostro, por primera vez, a estos supervivientes, las víctimas invisibles del terrorismo cuya vida quedó marcada por un atentado. En total, 4.808 personas, de las que más de la mitad fueron golpeadas por ETA y otras 1.800 por el yihadismo.

Y todo ello sin contar a sus familiares, las víctimas colaterales de este infierno, y a los cientos de lesionados que no figuran en los registros oficiales como consecuencia de la reacción tardía de las autoridades para reconocerles como víctimas e incluso del propio desconocimiento de los damnificados a la hora de solicitar las indemnizaciones correspondientes. Aunque España cuenta con una de las legislaciones más avanzadas de Europa en materia de víctimas, el Estado no siempre ha reaccionado con la diligencia oportuna, ya que, de media, los heridos han tardado seis años en ser reconocidos oficialmente como tales, mientras que algunos han tenido que luchar durante décadas para alcanzar tal condición. Pero lo peor, sin duda, es el olvido social. Su historia debe ser conocida y recordada para que puedan recibir el apoyo y solidaridad de todos los españoles.