CannesLas actrices de Hollywood se rebelan contra la «dictadura de los tacones» en Cannes

Kristen Stewart y Julia Roberts, en protesta por los rígidos protocolos del festival o simplemente por comodidad, se han descalzado y han abierto el debate sobre las diferencias en el dress code de hombres y mujeres

MadridActualizado:

Como de costumbre, Cannes ha dado que hablar, y lo ha hecho por algo más que las películas que proyecta en su 69 edición. Los rígidos protocolos de un festival que se ha convertido en un referente mundial de estilo y buen cine han abierto el debate sobre una moda cada vez más cuestionada: los tacones.

Más allá de sus dudosos beneficios para la salud física de los que los llevan, muchas actrices han alzado la voz contra el exigente protocolo del certamen con las mujeres, más «cómodo y sencillo» que el de los hombres.

Convertida ya en todo un icono de la moda, una Kristen Stewart irreconocible con el pelo platino, y como siempre con pocos pelos en la lengua, ha sido la primera en manifestar su desacuerdo con el riguroso dress code al que someten a las mujeres.

Descalza por la red carpet y escoltada por un miembro de la organización, la protagonista de «Café Society», la última película de Woody Allen —que ha inaugurado el festival—, se ha rebelado contras las imposiciones que atienden a la tiranía de una moda ya anticuada: «Las cosas tienen que cambiar de inmediato. Es bastante obvio que si llego a una alfombra roja con un acompañante hombre y alguien me detiene y dice: 'Disculpe, jovencita, no está usando tacones y no puede entrar', yo diré: 'Tampoco mi amigo'. ¿Él tiene que usar tacones? Podría ser para todos».

Pero Kristen Stewart no ha sido la única en sublevarse contra los vertiginosos tacones de aguja que suelen acompañar a los vestidos de etiqueta. Enfundada en un escotado vestido de Armani Privé, Julia Roberts —que protagoniza junto a George Clooney el filme «Money Monster»— no dudó en desprenderse de los tacones, que previsiblemente atentaban incluso contra su seguridad. Así, cuando se disponía a subir la gran escalinata de la red carpet, la que fuera novia de América se descalzó, y con la pedicura bien hecha, caminó con el mismo estilo.

Arrastrando el problema

La polémica, en cambio, surgió el año pasado. Durante la 68 edición de Cannes, ante la sonriente mirada de Ingrid Bergman —a la que homenajeaba el cartel—, se extendió el rumor, espoleado por 'Screen Daily', de que la organización del festival había vetado la entrada a algunas mujeres por no llevar tacones. Y como de costumbre en materia de bulos, corrieron como la pólvora por la alfombra roja de la Croisette.

Asif Kapadia, el director del documental «Amy», sobre la malograda cantante Amy Winehouse, publicó en 2015 en Twitter que su esposa había sido una de las víctimas de los estrictos códigos de etiqueta, aunque precisaba que finalmente había podido acceder a la proyección de su marido.

En esa línea, el reparto de «Sicario» se hizo eco, con tono jocoso, de lo ocurrido. Emily Blunt lamentó en rueda de prensa que todavía sigan existiendo esas diferencias entre hombres y mujeres en un evento con tanta visibilidad: «Francamente, todo el mundo debería llevar zapato plano. No deberíamos llevar tacón. Es realmente decepcionante. Pensamos que la igualdad avanza...». Y no se quedó ahí. su director, Dennis Villeneuve, rebajó el tono y bromeó, solidarizándose con su actriz: «En signo de protesta, Benicio, Josh y yo mismo subiremos las escaleras con tacones altos esta noche».

Cada vez son más las celebrities que se niegan a vestir una prenda incómoda. Victoria Beckham, siempre de punta en blanco, se ha sumado a los iconos de la moda que apuestan por los zapatos planos.

Muchos han visto en la actitud de las actrices un espaldarazo a las colegas a las que les impidieron disfrutar del festival de Cannes la pasada edición. Curiosamente, hace pocos días se viralizó en Facebook la historia de una camarera que colgó en la red social de Mark Zuckerberg una foto de sus pies sangrando después de que su intransigente jefe le obligase a llevar puestos los tacones durante la jornada laboral a pesar de las heridas que estos causaban.

El debate está abierto... y en boca de todos. ¿A favor o en contra de los tacones?