María Teresa Campos y Edmundo Arrocet
María Teresa Campos y Edmundo Arrocet - KMJ/KMA

El reencuentro entre María Teresa Campos y Bigote

La presentadora se aloja en un hotel de Marbella

Pilar Vidal
Actualizado:

Por fin, tras casi dos meses sin verse, María Teresa Campos y Edmundo Arrocet se reencontraban este viernes en Marbella, donde ella llevaba varios días disfrutando de las vacaciones junto a su amiga Meli Camacho. Al igual que el año pasado, Campos ha elegido el hotel Guadalmina como refugio. Un cuatro estrellas con golf y spa, algo menos lujoso que el Coral Beach al que solía ir, pero con más intimidad y algo más económico.

Todos los paparazzis están de guardia para captar la tan esperada imagen que acabe con todas las especulaciones sobre la ruptura entre la pareja. Algo que tanto los protagonistas como los más cercanos han desmentido hasta la saciedad. «Teresita y yo estamos bien, como siempre», respondía Arrocet a la revista «Corazón» hace una semana, a la vez que aseguraba que estaban en contacto todos los días.

Este jueves, Edmundo llegaba sonriente al aeropuerto de Barajas procedente de Chile, donde ha estado apoyando a su hija María Gabriela, tras el fallecimiento de su madre y primera esposa del cómico, ademas de resolver asuntos de negocios, de los que siempre habla cuando pone tierra por medio. A la matriarca del clan no le preocupa su situación sentimental, porque está muy segura de lo suyo con el humorista. A estas edades ya se sabe que nada es perfecto y cada uno tiene sus manías y necesita sus espacios. Pero de ahí a una ruptura es mucho aventurar.

Este viernes en Marbella, dentro de los conciertos de Starlite que cada noche acoge la cantera de Nagüelles actuaba Miguel Poveda. El cantante es muy querido por Campos, aunque al cierre de esta edición la veterana periodista no había confirmado su asistencia. Quizás huya de los flashes y no esté para ruedas de prensa improvisadas. O por el contrario, finalmente decida acudir de la mano de Bigote para zanjar el asunto. Tal es el revuelo mediático causado, que se habla incluso de un paseo dominical pactado que los compañeros fotógrafos de la zona consultados desconocen.

¿Donde ha comido la pareja este viernes? Su amiga Meli Camacho tomaba el sol y comía gazpacho sola en la terraza del hotel, quizás ha querido dejar espacio a Campos y Bigote. Ella tiene un apartamento cercano al Guadalmina donde suele alojarse María Teresa cuando está sola.

Reclusión

Cuentan que este año se está dejando ver poco. Apenas pisa la piscina del hotel muy concurrida y no baja a desayunar al comedor, sino que le han subido varías veces el desayuno a la suite, tal y como confirman testigos presenciales. Tampoco ha pisado Starlite. Campos está afectada por la campaña mediática que intenta desprestigiar a sus hijas y sobre todo dolida con las informaciones sobre su situación sentimental. No quiere que su vida sea una continuación del reality que ya emitió en su momento su cadena de cabecera. Roto el vínculo profesional, se resiste a protagonizar las polémicas de la cadena. Quiere paz, la de los brazos de Edmundo y la que probablemente le dé «Cine de Barrio» en La 1 de TVE , un proyecto que se estaría gestando mientras todo el interés mediático está puesto en su relación. Por no hablar, no se habla ya ni de su mudanza, y eso que ya se deshecho de la mayoría de los muebles. El huracán Bigote solo lo puede parar Teresa. Que hable ya o baje a la playa de Guadalmina.