Nueva traición de la familia de Meghan Markle

Dos parientes cercanos acudirán a Inglaterra para comentar por televisión la boda de la exactriz con el Príncipe Harry

MADRIDActualizado:

A poco más de un mes de la boda del Príncipe Harry y Meghan Markle, que tendrá lugar el próximo 19 de mayo en la capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor, los preparativos del enlace están listos, incluyendo los invitados.

Un total de 800 personas acudirán al enlace real (600 a la ceremonia y 200 a la recepción privada). Pero la alegría que debería de traer este gran día ha supuesto una fuente de tensión en la familia de la novia, ya que dos parientes cercanos de Markle no han sido invitados a la boda.

Uno de los sobrinos de la exactriz por parte de padre, Tyler Dooley, y su madre, Tracy Markle, no tienen invitación, por lo que han decidido aceptar la iniciativa de la cadena de televisión ITV para que acudan a Londres como comentaristas de la boda real. Una buena manera de vengarse de Markle, con la que llevan tiempo sin mediar palabra.

Esta traición se suma a las múltiples de su hermanastra Samantha Grant, hija del primer matrimonio del padre de la exactriz, el exdirector de iluminación Tom Markle, que ha manifestado en varias ocasiones su malestar con la futura mujer del nieto de Isabel II. En abril de 2017 anunció su intención de publicar un libro contando todo sobre ella y asegurando que «habría muchas partes del manuscrito que no le iban a gustar» y que «destruirá su noviazgo».

Después de tacharla de «hipócrita», Grant cambió totalmente de discurso y pasó a ser su mayor aliada para después volver a criticarla. En esta ocasión por la relación que mantiene con su padre que no estaría pasando por su mejor momento económico.