Meghan Markle vistiendo la pieza de Stella McCartney el día de su boda con el príncipe Harry PA England

El motivo por el que Meghan Markle eligió un vestido de Stella McCartney para la fiesta de su boda

La diseñadora ha explicado los motivos que llevaron a la actual duquesa de Sussex a escogerla para idear la pieza que vistió tras la ceremonia

MadridActualizado:

Es difícil olvidar el vestido de novia que Givenchy creó para Meghan Markle en el día de su boda con el príncipe Harry. Hace ya tres meses de la fecha en la que la pareja se dio el «sí, quiero», y todavía lo recordamos.

Pero no solo esa pieza fue protagonista aquel día, sino también el que vistió Meghan una vez abandonó el castillo de Windsor para celebrar la fiesta después de la ceremonia.

Era un vestido minimalista, sencillo, elegante y con clase. Pero no solo eso. Se trataba de un vestido diseñado y confeccionado por Stella McCartney, quien ha explicado su historia en una entrevista a la edición inglesa de «Elle».

«Creo que me eligió por motivos que no solo fueron un bonito vestido; eso mucha gente puede hacerlo. No es un cliente difícil para hacer que se vea hermosa. Obviamente, soy una diseñadora británica, pero creo que ser mujer también desempeñó un papel fundamental. Somos todas mujeres de mujeres. Ese es el asunto», aseguró McCartney.

Según las palabras de la diseñadora, la elección del vestido no solo se basó en una cuestión de estilo (que también), sino en el compromiso feminista y ecológico de la exactriz. Meghan, reconocida activista, ya había colaborado con McCartney en otras ocasiones.

La pieza, con escote «halter» y espalda al descubierto, fue sin duda un acierto total, que no dejó indiferente a nadie. Ahora sabemos que el vestido es, además, de procedencia no animal, confeccionado de forma sostenible y responsable. Así es como trabaja la hija de Paul McCartney, y esos son los valores de Meghan.

Coche eléctrico para el desplazamiento de la pareja, flores de una empresa sostenible y menú a base de alimentos producidos en la proximidad, libre de carne... La boda de Harry y Meghan estuvo llena de elementos en la línea del vestido.