Vídeo: Los Biondo están convencidos de que asesinaron a Mario - GTRES

Duras imágenes inéditas de Raquel Sánchez Silva declarando por la muerte de Biondo

En el vídeo se puede apreciar cómo el juez relaciona a la presentadora con un traficante de drogas italiano

MadridActualizado:

A Raquel Sánchez Silva no la dejan superar el calvario que le supuso el fallecimiento de su marido, el cámara italiano Mario Biondo, que falleció en mayo de 2013. A partir de aquel momento, la televisiva se tuvo que enfrentar a las duras acusaciones de su familia política que, a día de hoy, aún se niega a dar carpetazo a una investigación que la Policía ya dio por finalizada con una conclusión: «Mario se suicidó».

Los padres del italiano no han cesado en su empeño de demostrar que las circunstancias de la muerte no están del todo claras y no han dudado en arremeter contra la exremeña en múltiples ocasiones.

Hoy, un durísimo momento en la vida de Silva ha salido a la luz, pues el programa italiano «Le Iene» ha filtrado varios fragmentos del testimonio que dio, en presencia de fiscales italianos, en los juzgados de Plaza de Castilla, tras encontrarse el cuerpo sin vida del que fuera su marido en la vivienda que compartían en Madrid.

Ante las preguntas del magistrado, se puede observar cómo se va poniendo cada vez más nerviosa, hasta llegar al punto de suplicar «amparo». Las preguntas, cada vez más directas, acaban relacionando a la presentadora con un traficante de drogas italiano, que ella niega conocer, pese a las pruebas del juez: «Necesito pedirle amparo, señor juez. ¿Por qué estamos hablando de mi móvil? Es mi vida privada. Yo, que soy ciudadana española, tengo que aguantar que me amenacen con investigarme en Italia, señor juez, no me parece justo».

Desde el programa italiano ahora se asegura que tratan de recabar información sobre las «incongruencias» que presentan las investigaciones realizadas en España y en Italia. Estas se basan, principalmente, en la hora de la muerte y la relación con el traficante y las drogas, entre otras. Pero el caso ya quedó cerrado en España y del que Raquel ha pasado página.