Comercios de Centro muestran ya sus rebajas, una semana antes de que empiece el periodo oficial
Comercios de Centro muestran ya sus rebajas, una semana antes de que empiece el periodo oficial - Isabel Permuy

La patronal, sobre Madrid Central: «Las pérdidas son ya irrecuperables, de hasta 50 millones de euros»

Las asociaciones de empresarios prevén un bajón de ventas durante las rebajas y se quejan del grave daño que sufre el comercio por el cierre del centro

MADRIDActualizado:

El 30 de noviembre entró en vigor Madrid Central y, con la medida, empezó la pesadilla de la mayoría de comerciantes de Centro. Ayer, miles de ciudadanos y turistas caminaban por Sol, Preciados, Fuencarral y demás calles comerciales. Pocos iban con una bolsa en sus manos. «Hay muchos paseantes, pero pocos compradores», coinciden las asociaciones de empresarios.

Las pérdidas son demoledoras. Según la Confederación de Comercio Especializado de Madrid, el descenso de ventas oscila entre el 20% y el 25%. «Cifras comparadas con el mes de diciembre de años anteriores demuestran una aminoración de ventas de entre 40 y 50 millones de euros. Las pérdidas para los comercios de Madrid Central son ya irreparables», asegura a este diario Luis Pacheco, presidente de la patronal, tras realizar un estudio en 2.000 negocios.

La campaña de Navidad, que para algunos de los comercios supone el 50% de sus ingresos anuales, tampoco ha arreglado estos datos. De hecho, según Pacheco, la caída perjudica a todos los establecimientos de Centro, pero las tiendas de regalos, juguetes y textil son las más afectadas durante esta temporada.

Comerciantes y empresarios tienen la sensación de ser «el patito feo» de un Ayuntamiento que no se preocupa por ellos: «Lo único que hacen es ponernos palos en las ruedas. Están haciendo un grave daño, sin merecérnoslo». «No sé si respiro mejor, lo que sé es que tengo pérdidas. El Ayuntamiento nos ha fastidiado la Navidad», dice el gerente de un histórico negocio de la Puerta del Sol. No entiende para qué ha entrado en vigor Madrid Central ni tampoco si va a solucionar los problemas: «Sigue habiendo contaminación. ¿Para qué lo inauguran el día 30 si hasta marzo no empieza a ser efectivo? Es un “a ver qué pasa...”, algo que ha comenzado sin planificación. Ojalá llegue otro partido y lo derogue».

Las cifras que maneja Cocem coinciden con las estimaciones de Madrid Foro Empresarial. Armando Rodríguez prefiere ser cauto y, con esperanza, desear que los resultados mejoren durante las adquisiciones de Reyes. «La comparativa hecha con otros años muestra un descenso estimado del 20%. Esto tiene mucho que ver con que la gente ha dejado de circular por el centro a causa de la desinformación. Evitan las zonas donde están nuestros comercios», dice el representante de comerciantes.

«Esta zona está muy vinculada al comercio con coche. Mucha gente iba en su vehículo para poder guardar productos más grandes y difíciles de transportar», afirma Verónica Bartual, gerente de Apreca, que representa a los negocios de Carmen, Preciados, Arenal y Mayor: «Ahora tienen la percepción de que no van a poder entrar, que serán multados, por eso ya no se desplazan a lo que antes era un gran centro comercial al aire libre».

En una calle perpendicular a Gran Vía se enclava una perfumería con más de 60 años de historia. Sus dueños, ya mayores, se muestran desanimados. «No nos han tenido en cuenta para nada. Solo hay que ver cómo está la tienda para saber si nos ha afectado negativamente», dice la mujer, mirando al establecimiento vacío que, asegura, antes nunca estaba así. Se ven incapaces de luchar contra cadenas comerciales: «Aunque tengamos mejor género, ¿qué podemos hacer para competir contra ellos?». Las ventas durante Navidad hacen hincapié en su pesimismo: «Esto irá a peor. Las rebajas serán fatales».

Aunque la percepción generalizada es la del descenso, hay tiendas que aseguran que esto nada tiene que ver con Madrid Central. «Es un as en la manga que se ha sacado el Ayuntamiento y le ha beneficiado. Si las ventas se han visto afectadas, será por otros motivos. Nosotros, al menos, no notamos descenso», dice Jorge Lorenzo, encargado de una tienda de moda femenina en Preciados. A varios metros de distancia, Miren Echevarría cree que depende más del tipo de tienda, la especialización y los productos que vendan que de Madrid Central. «Hemos notado una caída, pero lo achaco más a cómo han coincidido las fiestas. Ahora ya están volviendo a subir las compras», dice tras sus libros.

¿Remontarán los escalofriantes datos en las rebajas? «Se prevé más aminoración de ventas que otros años», informa Luis Pacheco. Para las asociaciones de comerciantes, este periodo ya no tiene el objetivo de antaño: liquidar «stock». Competir con productos ya fabricados de manera «low-cost» se vuelve casi imposible. «Nos dejan muy poco margen de actuación. La liberalización de horarios y otras fechas de descuentos crean mucho desconcierto. Nadie sabe cuándo empiezan ni cuándo acaban, creando perjuicio», explica Armando Rodríguez.

La gerente de Apreca añade otra incógnita, los manteros: «Tememos que vuelvan a los lugares en los que se instalaban antes cuando finalice la Navidad. Esto generaría pérdidas millonarias y perjudicaría las rebajas».

La única opción que queda es mirar el futuro con optimismo: «El objetivo es crecer, aunque nos demos de bruces con la realidad. Ya sabemos que en Centro no mejorarán, intentaremos igualar las cifras del año pasado en las demás zonas de la Comunidad».