El director del Servicio de Oncologia Radioterápica del Hospital de Sant Pau, el Doctor Craven (i), junto al primer acelerador lineal de radioterapia de los tres ha donado la Fundación Amancio Ortega
El director del Servicio de Oncologia Radioterápica del Hospital de Sant Pau, el Doctor Craven (i), junto al primer acelerador lineal de radioterapia de los tres ha donado la Fundación Amancio Ortega - EFE

El Hospital de Sant Pau inaugura uno de los aparatos de radioterapia donados por Amancio Ortega

«Cada cual es libre de tener sus opiniones, pero ante la persona que ha ahorrado que se rompan hoy 10.000 huchas yo me quito el sombrero», ha dicho el jefe de Oncología del centro hospitalario, Jordi Craven-Bartle

Actualizado:

El Hospital de Sant Pau de Barcelona ha empezado a usar este mes uno de los tres aceleradores lineales que ha donado la Fundación Amancio Ortega al centro, a través del Servei Català de la Salut (CatSalut) y que permitirá actualizar la radioterapia en el centro.

En un comunicado este miércoles, el hospital ha explicado que a lo largo de este año prevé instalar el segundo acelerador y, a principios de 2020, pondrá en marcha el tercero.

El centro tiene actualmente cuatro aceleradores en los que se tratan 2.000 pacientes al año, y empezó a usar la radioterapia externa con equipos de alta energía en 1957, por primera vez en Catalunya, cuando puso en marcha la Unidad de cobaltoterapia, en esa ocasión por una donación de Tabacos de Filipinas.

«Este hospital se fundó en 1401 fruto de la beneficiencia pública de la ciudad de Barcelona y la primera piedra del servicio de oncología de este hospital el día 29 de junio de 1929 se hizo rompiendo 10.000 huchas de niños de toda Cataluña para dar sus ahorros y construir este servicio cuando se había terminado el dinero de la donación de Pau Gil», ha recordado el jefe de Oncología del centro hospitalario, Jordi Craven-Bartle, en unas declaraciones recogidas por Antena 3. Y ha continuado agradeciendo el altruismo del mandamás de Inditex: «Esta pabellón de Oncología se fundó gracias a la donación popular. Que en este momento, en vez de que vengan 10.000 niños que han roto sus huchas, una persona que tiene ese dinero haga una donación y dice los niños que se queden el dinero en la hucha yo doy el dinero que tengo en el banco. Cada cual es libre de tener sus opiniones, pero ante la persona que ha ahorrado que se rompan hoy 10.000 huchas yo me quito el sombrero».

Según datos del CatSalut recogidos por Europa Press, la fundación del empresario textil donó a la sanidad pública catalana un total de 18 aceleradores, de los que tres más irán al Hospital Vall d'Hebrón y otros tres al Clínic de Barcelona, mientras que los demás se repartirán en Terrassa, Badalona, L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), Lleida, Tortosa (Tarragona) y Girona.

Aunque todos se han entregado este año, el del Sant Pau es el segundo en ponerse en marcha, y el resto está pendiente, mientras que entre 2019 y 2020 empezarán a funcionar 43 mamógrafos donados en Catalunya por parte del empresario.