Joan Tardá, portavoz de ERC, pasa ante Sánchez y Carmen Calvo
Joan Tardá, portavoz de ERC, pasa ante Sánchez y Carmen Calvo - Maya Balanya

El PSOE votó igual que ERC en el Congreso un 52,8 por ciento de las ocasiones

El PSOE votó igual que ERC en el Congreso un 52,8 por ciento de las ocasiones

MadridActualizado:

Una vez disueltas las Cortes llega el momento de hacer balance de cómo ha actuado cada grupo en el Congreso de los Diputados. Más allá de los discursos políticos, las votaciones en el pleno son las que revelan cuál es la distancia que realmente existe entre los distintos grupos parlamentarios. Y según los registros de votaciones de la Cámara baja analizados por ABC, el Grupo Socialista votó lo mismo que ERC en el 52,8 por ciento de las ocasiones durante esta legislatura. Un porcentaje que aumenta algo más de dos puntos si solo se tiene en cuenta el mandato de Pedro Sánchez.

Durante el gobierno de Rajoy, ambos grupos votaron juntos el 52,3 por ciento de las veces sin ser aún aliados. Tras la moción de censura pasaron a coincidir en un 54,6 por ciento de las ocasiones. Esta cercanía pone de manifiesto que entre ambas fuerzas políticas existe una coincidencia de fondo ajena a alianzas coyunturales que coloca a ERC como socio natural del PSOE.

La concordancia entre ambos grupos es, de hecho, muy cercana a la existente entre Podemos y los socialistas, que se sitúa en el 59,2 por ciento. En cambio, el PSOE solo votó lo mismo que Ciudadanos un 38,1 por ciento de las veces y un 34,8 por ciento en el caso del PP. Y estos grupos apenas votaron junto al grupo republicano. El partido que lidera Pablo Casado coincidió con ERC el 15,7 por ciento de las veces y el que dirige Albert Rivera el 20,5 por ciento.

Cuestión territorial

Desde el PSOE quitan hierro a esta sincronía con ERC argumentando que este grupo «es muchas otras cosas además de independentista y republicano» y achacando su elevada coincidencia a que el partido catalán es «progresista y de izquierdas». Es este factor el que hace de elemento facilitador para que los puentes se tiendan entre ambos aunque exista, según fuentes del PSOE, «una radical discrepancia en el tema territorial».

No obstante, esta diferencia subrayada por los socialistas no se refleja en muchas de las votaciones que se han producido en relación con la crisis catalana, en las que los socialistas han votado junto a ERC y en contra de PP o Ciudadanos. Así, el PSOE rechazó apoyar de manera previa la actuación del Gobierno de Rajoy ante el 1 de octubre, adoptar medidas contra la proliferación de los lazos amarillos, proteger la bandera y el himno españoles por ley, volver a penalizar la convocatoria de referendos ilegales o aplicar de nuevo el artículo 155 en Cataluña, entre otras cuestiones.

Diferencias con la gestora

Además de las dos etapas de gobierno que han dividido la legislatura, otros dos periodos dividieron la dirección del PSOE y de ellos dejan constancia las votaciones. Mientras Ferraz estuvo en manos de la gestora, los socialistas votaron junto al PP en el 49 por ciento de las ocasiones. Un porcentaje que desciende hasta el 32 por ciento a partir del regreso de Pedro Sánchez como secretario general. En cuanto a la coincidencia de voto con ERC, durante el mandato de la gestora se situó en el 47,8 por ciento y aumentó hasta el 53,7 por ciento tras la vuelta del líder socialista.

Alianza oscilante con el PNV

La coincidencia de base entre el Grupo Socialista y los republicanos catalanes no se repite con el otro grupo nacionalista de la Cámara, el PNV. El partido de Pedro Sánchez y el de Andoni Ortuzar tienen un nivel de coincidencia del 41,8 por ciento al final de la legislatura, que varía claramente entre el mandato socialista y el popular. Así, PSOE y PNV tan solo votaron lo mismo en el 34 por ciento de las veces durante el mandato de Rajoy –el grupo vasco era socio del Gobierno–, mientras que esta cifra se disparó hasta el 67,9 por ciento cuando Sánchez dirigió el Ejecutivo.

La coincidencia entre ambos grupos no es tanto de base como en el caso de ERC, como por razones coyunturales (alianzas). El grupo vasco tiene posiciones más conservadoras que el PSOE en política económica –aunque fue el que arrancó a Rajoy la subida de las pensiones en los últimos Presupuestos–, difieren también en cuanto al papel de la Constitución, pero en el tema territorial coinciden en apostar por el diálogo para encauzar la crisis de Cataluña.