Adriana Lastra junto a Isabel Celaá en el Congreso - EFE / Vídeo: El Gobierno dice que las calificaciones de la Abogacía del Estado responden a criterios «estrictamente técnicos y jurídicos»

El PSOE maniobra de nuevo para mantener la posibilidad del indulto

Los socialistas pedirán comparecencias para interrumpir la reforma del delito en el Congreso

MadridActualizado:

Desde hace ocho meses, la reforma de la Ley del Indulto ha superado el trámite de enmiendas y está lista para someterse al trámite de ponencia y enfilar después su aprobación en el Pleno del Congreso. Pero los socialistas -que acusan al PP y Ciudadanos de bloquear leyes en el Congreso- están torpedeando desde el mes de febrero la reforma de este delito para no tener que pronunciarse sobre una enmienda introducida por el Grupo Popular: la prohibición de que esta medida de gracia pueda aplicarse a los condenados por rebelión o sedición.

A primeros de este mes, la paralización de esta reforma a manos de socialistas y ERC levantó tal polémica que ambos grupos se vieron obligados a constituir la ponencia el pasado 9 de octubre. Primer paso para, supuestamente, poner en marcha unos trabajos que son relativamente rápidos y para los que el Reglamento del Congreso concede un plazo inicial de quince días.

Sin embargo, desde entonces los socialistas han estado buscado fórmulas para volver a congelar la reforma. Primero solicitaron un informe a los servicios jurídicos de la Cámara. Y esta semana -en la que el presidente del Gobierno ha dejado abierta la puerta a indultar a los políticos catalanes encausados-, el Grupo Socialista ha decidido realizar una nueva maniobra dilatoria. Según confirman fuentes parlamentarias, solicitará iniciar una fase de comparecencias para interrumpir así los trabajos de la ponencia.

Planteará esta maniobra en la próxima reunión de la Comisión de Justicia, el 13 de noviembre, argumentando la elevada «complejidad jurídica» de la reforma del indulto y los socialistas tendrán mayoría para aprobarla ya que, junto a su socio ERC, controlan la Mesa de este órgano. Algo que los populares rechazan de plano. «No es cierto que sea una reforma compleja», niega el portavoz de este grupo en la Comisión de Justicia, Jaime de Olano, recordando que los socialistas ni siquiera han presentado una enmienda a una reforma de la que fueron los impulsores.

Retraso «sine díe»

Las comparecencias pueden extenderse durante meses mientras la Mesa de la comisión así lo decida y sin que exista, a priori, ningún límite temporal. Con este movimiento, PSOE y ERC alterarán la tramitación parlamentaria ordinaria ya que lo habitual es que las comparecencias se celebren antes de que termine el trámite de enmiendas, para que así los grupos puedan recoger las sugerencias o mejoras de los expertos en la nueva ley.

Por tanto, la utilidad de citar a expertos cuando no puede ya enmendarse una ley es más que cuestionable, salvo que se trate de una maniobra dilatoria. «No es el momento procedimental de iniciar una ronda de comparecencias de expertos una vez acabado el plazo de presentación de enmiendas», denuncia de Olano. Los populares llevan semanas acusando a los socialistas de paralizar la reforma para no tener que pronunciarse sobre la prohibición de indultar a los condenados por sedición o rebelión.

Y están convencidos ya de la existencia de un pacto entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los partidos independentistas sobre esta cuestión. «El acuerdo secreto de Sánchez con sus socios independentistas de la moción de censura consiste en intercambiar Presupuestos por indultos», asegura de Olano. «Ya lo dijo Iglesias cuando salió de la cárcel de negociar los PSOE con el golpista Junqueras, que afirmó que había hecho su trabajo y que ahora quien tenía que moverse era el Gobierno», concluye.