Roger Torrent, Pere Aragonès y Joan Tardà, entre otros, hoy durante las votaciones de la conferencia de ERC - EFE / Vídeo: Rufián asegura que «el soberanismo no olvidará a los secuestrados»

ERC valora otra vez la independencia unilateral si el Gobierno rechaza un referéndum

La hoja de ruta para los próximos años de los republicanos reitera que la mejor opción es la negociación pactada con el Estado pero no excluye ninguna otra vía

BARCELONAActualizado:

ERC no descarta promover otra «declaración de independencia» si el Estado persiste en rechazar una negociación sobre el derecho de autodeterminación de Cataluña y, por lo tanto, no es posible la celebración de un nuevo referéndum secesionista pactado con el Gobierno central. Aunque la formación deja claro que la mejor opción de futuro es conseguir negociar con Madrid, el plan estratégico no excluye ningún camino para conseguir la independencia.

Así consta en la ponencia política -la hoja de ruta que determinará la acción del partido en los próximos años- que la formación republicana ha aprobado este domingo en su conferencia nacional, y que ha recibido el visto bueno de la militancia con 511 votos a favor, 6 en contra y 19 votos en blanco.

La ponencia encarga al partido insistir en la necesidad de diálogo con el Estado, y asegura que la mejor opción para todas las partes sería una "salida a la escocesa", es decir, que Gobierno central y Generalitat negociaran la celebración de un referéndum legal y acordado. Más allá de esta propuesta, que se considera como la opción deseada, el documento deja constancia de todas las otras vías posibles por donde seguir la estrategia política de ERC.

«Si ante un cierre persistente del Gobierno español no es posible un referéndum de autodeterminación, no se puede descartar una declaración de independencia», resume el párrafo clave de la ponencia, que se ha dado a conocer este domingo tras unos días de negociaciones internas.

El texto final de la ponencia también incluye que el partido se planteará "actos de desobediencia civil, cívicos y pacíficos" tanto de sus representantes como de la sociedad catalana si existen actuaciones políticas, judiciales y policiales que se consideren represivas.

ERC aboga por una resistencia no violenta si el Estado no se abre a negociar sobre la autodeterminación a "corto plazo", y ha asegurado que el mejor ejemplo de esta desobediencia civil y pacífica fue el referéndum del 1 de octubre, que los republicanos consideran un éxito.

La unilateralidad, forzada por la militancia

El texto original de la ponencia que promovió la dirección del partido no incluía referencias a la vía unilateral, y han sido las bases las que han forzado a que se incluyera de manera explicita: finalmente se ha hecho, pero no se fijan plazos ni métodos sobre esta unilateralidad.

En el discurso de clausura, el vicepresidente del Govern y número tres de ERC, Pere Aragonès, ha explicado que su partido "no renuncia a ningún camino" para conseguir la república catalana de forma pacífica, tampoco la vía unilateral, pero ha admitido que hay que ampliar la mayoría independentista actual.

Así, la dirección de ERC incluye la unilateralidad entre sus planes, pero aboga a cambio por hacer crecer los apoyos a la independencia: "Si queremos ganar, necesitamos ser más y más fuertes. Hay que fortalecer la sociedad catalana, tejer una malla impenetrable", ha concluido Aragonès, según recoge Ep.

Aragonès también ha advertido al presidente del Gobierno, Pedro Sànchez, de que ERC quiere una negociación con el Gobierno central "sin renuncias previas", es decir, sin renunciar al 1 de octubre y al derecho de autodeterminación de Catalunya.

Torrent: «Hasta el final»

En la misma línea se ha expresado el presidente del Parlament, Roger Torrent, que ha asegurado que su partido está dispuesto a "ir hasta al final", pero ha criticado a aquellos sectores del independentismo que solo piden gestos simbólicos que no van a ninguna parte.

La negociación que ha tenido la dirección del partido con la militancia se resume en el título de la ponencia: inicialmente tenía que ser 'Fem República' --'Hagamos república'-- pero parte de los afiliados lo veía tibio y propusieron 'Som República' --'Somos República'--.

Finalmente, como con la vía unilateral, se ha buscado una solución intermedia y el documento se titulará 'Ara, la República catalana' --'Ahora, la República catalana'--: se admite que, pese a la declaración del 27 de octubre, no se ha implementado la independencia, pero se asume que hay que seguir intentándolo.

Esta conferencia también se recordará porque ha generado un enfrentamiento con el PDeCAT: en la sesión del sábado el presidente de ERC, Oriol Junqueras, reivindicó en una carta desde la cárcel que su partido "salvó" el 1 de octubre, y desde el PDeCAT le afearon que esto es "secuestrar" un hito colectivo.