El presidente del PP, Pablo Casado
El presidente del PP, Pablo Casado - Ep

El PP admite el primer veto de Sánchez por «coherencia»

La proposición de ley que encargaba al Gobierno la creación de la Alta Inspección Educativa quedará varada en la Mesa del Congreso

MadridActualizado:

La Mesa del Congreso aceptará esta mañana el primer veto presupuestario por el Gobierno socialista a una proposición de ley de la oposición. Los populares, con tres de los nueve asientos en este órgano, han decidido aceptar la disconformidad remitida por La Moncloa para la ley de mejora de la autonomía y la rendición de cuentas e las universidades españoles impulsada por Ciudadanos.

Una iniciativa que insta al Gobierno a presentar en las Cortes el proyecto de ley de creación de una agencia independiente de la Alta Inspección Educativa del Estado. Los tres votos del PP unidos a los dos del PSOE alcanzan la mayoría del órgano y son, por tanto, suficientes para impedir que el texto pueda si quiera debatirse. Según Moncloa su disconformidad obedece a que la creación del citado órgano acarrearía créditos presupuestarios por cinco millones de euros para el ejercicio en cuso.

Fuentes del grupo que preside Pablo Casado subrayan que admiten el veto presupuestario «por coherencia». Durante la última etapa de Gobierno de Mariano Rajoy, La Moncloa utilizó esta herramienta para frenar más de 60 leyes de la oposición cuya aprobación hubiera supuesto un aumento de los gastos o una disminución e los ingresoso previstos en el Presupuesto. El PP considera, por tanto, que se trata de una herramienta constitucional y legítima para que el Gobierno defienda el cumplimiento de las cuentas del Estado. La Carta Magna la recoge en su artículo 134.

El PSOE, en cambio, cae en cambio en una gran incongruencia política ya que convirtió los vetos presupuestarios de Rajoy en un arma de ataque político, planteando incluso un contencioso con el Gobierno ante el Tribunal Constitucional. La entonces portavoz socialista, Margarita Robles, defendía que toda ley de la oposición debía poder debatirse y Sánchez prometió a su llegada al poder que levantaría todos los vetos impuestos por Rajoy sin importarle el impacto presupuestario que acarrearan. Solo para que pudieran debatirse. Tamaña rectificación solo puede entenderse como un guiño a los grupos independentistas catalanes para los que la creación de la Alta Inspección del Estado era un motivo de preocupación.

Ciudadanos tiene ahora la opción de reformular la proposición de ley, instando al Gobierno a la creación de la Alta Inspección Educativa dentro del Presupuesto del año que viene que aún no ha sido aprobado.