El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención de ayer en el Pleno - EP/ VÍDEO: ATLAS

Minicumbre de gobiernos en Barcelona a cambio de una foto entre Sánchez y Torra

La Moncloa y Generalitat mantienen discrepancias del formato de la reunión

Madrid - BarcelonaActualizado:

Con tal de evitar la imagen del desaire y del rechazo de Quim Torra, el Gobierno ha accedido a convertir el Consejo de Ministros del día 21 de diciembre en una «minicumbre» entre el Gobierno central y la Generalitat de Cataluña que se desarrollará desde hoy mismo con reuniones de alto nivel entre ambos ejecutivos.

Finalmente, habrá un encuentro entre Pedro Sánchez y Quim Torra que «se verán a solas», según el Gobierno. Pero a esa cita la Generalitat le despoja todo el contenido posible. Fuentes de la Generalitat aseguran que la reunión entre Sánchez y Torra será «unos minutos de cortesía, no una reunión», y que el citado encuentro en cualquier caso será como complemento a la «cumbre de gobiernos» que se celebrará hoy mismo. «Al acabar la cumbre de gobiernos, si Sánchez quiere una foto con Torra, la tendrá, pero después de la reunión», señalan las mismas fuentes. De esta forma, el gobierno catalán trata de restar trascendencia a la reunión entre presidentes, anunciada por el Gobierno, poniendo el acento en la pretendida cumbre de «gobierno a gobierno» que ansía el independentismo.

«Ellos solos»

La vicepresidenta, Carmen Calvo, insistía ayer en que «los presidentes se van a ver ellos solos» y si el lugarteniente de Torra, Pere Aragonès, quiere, ella puede verse con él, como hacen «con frecuencia». Es decir, una forma de darle cotidianeidad a algo que no lo es. Porque esa reunión entre Calvo y Aragonès podría sumar a otras figuras como la consejera Elsa Artadi y la ministra Meritxell Batet.

Así, y aunque formalmente no se trate de una reunión plenaria de los dos gobiernos como pedía –y sigue asegurando que será– la Generalitat, sí estaríamos ante una reunión bilateral de alto nivel entre el Ejecutivo central y la administración autonómica. Este formato supondría una diferencia indudable con otras comunidades autónomas, por ejemplo cuando el Consejo de Ministros se celebró en Sevilla y solo se vieron Sánchez y Susana Díaz.

Es en este foro en el que la Generalitat plantea que se incorporen también los presidentes, desde el inicio. Un extremo que la Generalitat confirma pero que el Gobierno evitó hacerlo de forma expresa durante todo el día. Pero el Gobierno ya preparó ayer el terreno cuando Calvo planteó la posibilidad de que con motivo del Consejo de Ministros que se celebrará en Alicante en marzo, a una reunión entre Sánchez y Ximo Puig puedan sumarse otros miembros de cada gobierno.

El Gobierno siempre ha puesto en duda el papel de Torra como interlocutor, por eso la reunión en la que Sánchez buscará avances concretos será en el encuentro entre Calvo y Aragonès. La vicepresidenta recordó en este punto que «tenemos unos Presupuestos por delante», lo que implica su voluntad de buscar desde ya el concurso de ERC para aprobarlos. De momento, hoy se verá si la reunión –en el Palacio de Pedralbes a las 18.30 horas– será «a cuatro» o «solo de presidentes».