El presidente del PP, Pablo Casado, durante su intervención en la sesión de control al Gobierno - EFE | Vídeo: ATLAS

Casado exige a Sánchez que «ponga orden en Cataluña» y aplique el 155 para recuperar la concordia

El presidente de Gobierno ha intentado acusar al líder del PP de cometer incoherencias similares a la ministra de Sanidad en su caso máster

MadridActualizado:

Cataluña ha sido el tema escogido por el líder del PP, Pablo Casado, para enfrentarse por primera vez al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la sesión de control del Congreso. El líder popular ha exigido al Ejecutivo que «ponga orden» en Cataluña y lo haga «ya». «Hace falta acabar ya con las agresiones en las calles. Y si usted no puede o no lo hace o no lo dejan, aquí está la mayoría del PP en el Senado» ha señalado reclamando la aplicación del artículo 155 para «recuperar la concordia».

Casado ha acusado a Sánchez de haber contraído una hipoteca con intereses «muy caros» con los partidos independentistas y con «poco plazo» para pagarla. A ello ha achacado que el Gobierno socialista diga que le gustaría que los presos catalanes «no estuvieran en la cárcel». «Pretende ser Bismarck en Madrid y Bolivar en Cataluña», le ha acusado, advirtiéndole que «el apaciguamiento no es posible». Siguiendo el hilo de las rectificaciones de Sánchez, ha recordado también el cambio de criterio del Gobierno respecto a la defensa del juez Llarena en Bélgica y la venta de bombas a Arabia Saudí.

El jefe del Ejecutivo, en tono tranquilo y calmado, ha intentado acusar a Casado de cometer incoherencias similares, echándole en cara al líder del PP que defienda que no haya papeles para todos un día y estreche las manos de inmigrantes en Algeciras al siguiente. Y que el secretario general del PP, Teodoro García-Egea, afirme su disposición a retirar lazos amarillos y Casado critique a Rivera por retirarlos. O que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, invite al presidente catalán, Quim Torra, a debatir en el Congreso y el presidente popular diga que no está de acuerdo. «Siento que la llegada de un Gobierno socialista sea un trauma para la derecha española pero se van a tener que acostumbrar a los cambios y a ver revertir los recortes», ha advertido. «No se haga oposición a sí mismo», le ha emplazado.