Logo del Banco Portugués de Inversiones (BPI)
Logo del Banco Portugués de Inversiones (BPI) - REUTERS

El supervisor portugués levanta la suspensión de las acciones del BPI

Tanto el español Caixabank como Santoro, los dos mayores accionistas, precisaron ayer que las conversaciones mantenidas se centran en encontrar una solución a las exigencias de Bruselas

EFE
LisboaActualizado:

El supervisor bursátil luso levantó la suspensión que pesaba desde ayer sobre las acciones del Banco Portugués de Inversiones (BPI) después de que sus dos principales accionistas reconocieran negociaciones para resolver el problema de la entidad con Angola.

La Comisión del Mercado de Valores (CMVM) justificó hoy esta decisión de permitir su regreso al parqué por «haber cesado los motivos que justificaron la suspensión», vinculada a la publicación de noticias sobre posibles cambios en la estructura accionarial.

Tanto el español Caixabank como Santoro, los dos mayores accionistas, precisaron ayer que las conversaciones mantenidas se centran en encontrar una solución a las exigencias de Bruselas, que le dio de plazo hasta principios de abril para desprenderse de su negocio en Angola.

El Banco Central Europeo decidió penalizar las inversiones en el país africano por considerar que Luanda no cuenta con un sistema de supervisión bancaria equivalente al europeo, lo que en la práctica obliga al BPI a deshacerse del Banco de Fomento de Angola (BFA) si no quiere ver afectados sus ratios de solvencia.

La operación, por el momento, ha sido bloqueada por Santoro, sociedad propiedad de la multimillonaria angoleña Isabel dos Santos, hija además del presidente del país.

En un comunicado, el Caixabank (44,1% de los títulos) reconoció «contactos» con Santoro sobre «la situación del exceso de concentración de riesgos de BPI derivada de su participación de control en BFA».

En estas reuniones, los dos mayores accionistas «han explorado distintas alternativas para alcanzar una solución a dicha situación que pudiera ser aceptable para todas las partes interesadas, sin que hasta ahora se haya llegado a una solución en ese sentido», reza el texto.

Desde Santoro (con más del 18% de las acciones) confirmaron las conversaciones en busca de «una solución equilibrada que se ajuste a los intereses de todas las partes implicadas», y subrayaron que de momento no hay acuerdo.

Medios lusos especulan con la posibilidad de que la solución pase por un intercambio de acciones entre ambos, ya que el Caixabank lanzó una OPA por el BPI hace justo un año -sin éxito- y Dos Santos podría estar interesada en controlar el BFA.