AFP
VIEJA PETICIÓN

Ryanair abre la puerta a los contratos españoles de pilotos para evitar nuevos paros

Los trabajadores destacan que no es la primera vez que la compañía lanza este señuelo y exigen garantías por escrito para sentarse a negociar con la aerolínea

MadridActualizado:

Ryanair ha retomado en las últimas horas la vía del diálogo con los sindicatos, consciente de que se puede enfrentar a una huelga conjunta de pilotos y tripulantes de cabina (TCP) a nivel europeo durante el mes de septiembre. Tras concretar en Italia el primer convenio colectivo de su historia, la aerolínea intenta acercar posturas con los trabajadores españoles.

Según fuentes del Sindicato Español Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla), la «low cost» les ha citado a una nueva reunión para tratar la «posibilidad» de aplicar la legislación laboral española a su plantilla. Y es que la empresa ha suavizado su negativa a negociar un futuro convenio colectivo con el sindicato.

Hay que tener en cuenta que el Sepla denunció ante la Audiencia Nacional el modelo de Ryanair, que mantiene bajo la normativa laboral irlandesa a un alto porcentaje de su plantilla española. Es por ello que el sindicato teme que este acercamiento suponga «una estrategia» de la compañía para que se retire esta denuncia. «Hemos pedido garantías por escrito y estamos en contacto con nuestros representantes legales para decidir nuestra respuesta», explican desde el sindicato, que destaca su intención de «alcanzar un acuerdo de una vez por todas».

Lo cierto es que no es la primera vez que Ryanair se compromete a revisar sus condiciones laborales. En las reuniones mantenidas este verano con sus TCP ya trató la opción de implantar la legislación laboral española o, al menos, impulsar contratos híbridos. «Al final, siempre se echan para atrás», explican los sindicatos.

A vueltas con el equipaje

El conflicto con sus pilotos y TCP -que insisten en que Ryanair no ha planteado nuevas reuniones con ellos- no es sin embargo el único frente que mantiene abierto la aerolínea de bajo coste.

Y es que su decisión de cobrar a sus pasajeros por las maletas de mano desde noviembre ha despertado dudas legales. El mismo Gobierno ha cuestionado la medida, anunciando que se reunirá con la empresa para conocer sus planes. «Es una cuestión regulada tanto a nivel europeo como por la propia legislación nacional, por lo que debemos velar por su cumplimiento», señaló ayer al respecto, en su cuenta de Twitter, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos.