El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro - EFE

El déficit del Estado hasta marzo se sitúa en el 0,78% del PIB, el 18,2% menos que el año pasado

La Seguridad Social registró en el primer trimestre un superávit de 3.399,91 millones de euros, equivalente al 0,30% del PIB

EFE
MADRIDActualizado:

El déficit del Estado hasta marzo se situó en 8.760 millones de euros, -el 18,2% menos que en el mismo trimestre de 2015-, lo que equivale al 0,78% del PIB, según datos publicados por el Ministerio de Hacienda. En el primer trimestre del año, los ingresos del Estado ascendieron a 42.207 millones, el 0,2% menos que hace un año. Asimismo, hasta marzo, los gastos estatales se situaron en 50.967 millones, el 3,8% menos que los registrados en el mismo periodo de 2015.

Los ingresos fiscales, impuestos y cotizaciones alcanzaron los 39.300 millones, el 1,7% menos debido, fundamentalmente, al descenso de la recaudación de los impuestos, que pasaron de 38.152 millones en 2015 a 37.486 millones en 2016.

Los ingresos procedentes de los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio, donde se recogen los ingresos del impuesto de sociedades y el IRPF, cayeron en el primer trimestre de 2016 el 13,6%. Además, se redujeron los ingresos del IRPF el 2,7%, por las menores retenciones del trabajo y del capital.

En general, hasta marzo descendieron las principales rúbricas de gasto. Así, los empleos corrientes se redujeron el 4,6% interanual debido al descenso de las transferencias corrientes entre Administraciones Públicas, que con un volumen de 29.320 millones cayeron el 2,7% por el descenso de las destinadas al Servicio Público de Empleo Estatal para financiar las prestaciones por desempleo.

En cambio, aumentaron en más de 200 millones las transferencias destinadas a comunidades autónomas. El gasto en remuneración de asalariados disminuyó el 3,7%, los consumos intermedios el 6,5 %, y los intereses devengados el 5,4%.

El saldo primario, que excluye los intereses devengados, en el primer trimestre del año fue de 1.763 millones, el 46,8% menos que en 2015, consecuencia del descenso del déficit del Estado, ya que los intereses devengados se redujeron el 5,4 % respecto a marzo del pasado año.

El déficit consolidado de las administraciones públicas en febrero, excluyendo las corporaciones locales, fue de 12.684 millones, equivalente al 1,13 % del PIB. Si se descuenta el saldo neto de las ayudas a instituciones financieras (239 millones), el déficit consolidado de estos tres subsectores se redujo hasta los 12.445 millones, el 1,11 % del PIB.

Superávit de la Seguridad Social

Por su parte, la Seguridad Social registró hasta marzo un superávit de 3.399,91 millones de euros, equivalente al 0,30% del PIB, el 2,11% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, cuando alcanzó un saldo positivo de 3.329,5 millones.

Según ha informado el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, este saldo positivo es la diferencia entre unos derechos reconocidos por operaciones no financieras (ingresos) de 32.499,47 millones y unas obligaciones reconocidas (gastos) de 29.099,56 millones.

Entre los ingresos no financieros, las cotizaciones han ascendido a 25.682,74 millones, un 1,94% más respecto al mismo periodo del año anterior, debido al aumento de la cotización de ocupados en un 2,81%, mientras que la cotización de desempleados ha registrado una bajada del 9,17%.

De esta forma, a cierre de marzo, los ingresos por cotizaciones representan ya el 21,91% de los 117.242,58 millones que la Seguridad Social tiene previsto ingresar por este concepto en 2016.

La Seguridad Social también ha ingresado 6.050,9 millones por transferencias corrientes (un 10,04% más), 5,71 millones por transferencias de capital, 393,86 millones por ingresos patrimoniales (un 30,42% menos) y 365,55 millones por tasas y otros ingresos (un 6,56% menos).

Respecto a los gastos no financieros, la cuantía destinada a las prestaciones económicas a familias e instituciones ha crecido un 2,68%, hasta los 27.701,91 millones, cifra que representa un 95,20 % del gasto total.

El pago de las prestaciones contributivas (invalidez, jubilación, viudedad, orfandad y a favor de familiares) ha alcanzado los 23.816,34 millones, un 3,22% más. Las prestaciones por maternidad, paternidad y riesgo durante el embarazo han supuesto 514,36 millones (un 0,46% menos), mientras que el gasto en prestaciones por incapacidad temporal ha aumentado un 1,44%, hasta los 712,94 millones. Por su parte, el gasto en pensiones no contributivas ha descendido a 2.559,93 millones, un 0,99% menos.