Rodrigo Rato, expresidente de Bankia durante su salida al Ibex
Rodrigo Rato, expresidente de Bankia durante su salida al Ibex - Ernesto Agudo

Se cumplen cinco años de la salida a Bolsa de Bankia

El Tribunal Supremo ha anulado la venta de acciones preferentes y debe devolver el dinero a los afectados, cerca de 1.900 millones de euros

MadridActualizado:

Se cumplen cinco años desde que el entonces presidente de Bankia hiciese sonar la campana que indicaba la andadura de la entidad en Bolsa. Desde que la entidad entró en el Ibex 35, ha sido nacionalizada y actualmente se encuentra inmersa en diversas batallas judiciales, como el de las devoluciones a minoristas que compraron acciones de la entidad.

Bankia surge como la imagen comercial del llamado Banco Financiero y de Ahorros (BFA), que se trataba de un compendio de siete cajas de ahorros entre las que se encontraban: Caja Madrid, Bancaja, Caja Rioja, Caja Segovia, Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana.

Una salida a Bolsa estratégica

La salida a Bolsa de la entidad está directamente relacionada con el momento en que el Gobierno aseguró que pondría en marcha un plan que obligaba a los bancos a crear un fondo de reserva de capital para poder hacer frente a posibles necesidades de liquidez ante problemas futuros.

Este es el motivo por el que Rodrigo Rato y el consejo administrativo del BFA consideran la salida al mercado bursátil para conseguir una ampliación de capital. No obstante la mayor peripecia se realizó para evitar que los activos generados por el ladrillo no afectase al resto de inversiones de la entidad.

De esta forma, el consejo de administración decidió dividir los activos. Entonces, se realizó una división de activos 'tóxicos', procedentes de inmobiliarias y sociedades de participación preferentes, que gestionaría el BFA y el resto de productos de clientes, depósito, capital fueron gestionados por Bankia.

En salida a Bolsa del 55% de Bankia, la entidad logró captar una financiación 3.092 millones de euros, con un precio por acción de 3,75 euros. En la actualidad la cotización se encuentra en torno a 0,7 euros por título. Hay que señalar que se realizó una campaña publicitaria para que los usuarios de la sucursal adquirieran paquetes desde 1.000 euros.

Una caída estrepitosa con juicio incluido

Fue durante el mes de mayo de 2012 cuando se anunciase la peor noticia ya que el FROB —fondo de reestructuración bancaria— iba a inyectar 10.000 millones de euros a Bankia. Este fue el principio de un camino tortuoso para los usuarios y directivos de la entidad se han encontrado en los juzgados. El que era director de la entidad, Rodrigo Rato, presenta su dimisión y cede el puesto a José Ignacio Goirigolzarri.

José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de Bankia
José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de Bankia - AFP

Ante la situación deficitaria y la continua caída de su valor en Bolsa, ese mismo mes el Ejecutivo mueve ficha y decide nacionalizar el banco. Adquiere el 100% de la entidad y por ende del BFA. Además salta la noticia de que el ministro de Economía Luis de Guindos había solicitado a la Unión Europea un rescate de 100.000 millones de euros para sanear el sector bancario.

En enero de 2013 la entidad fue excluida del Ibex y no volvería a cotizar hasta un año después. Abandonó la Bolsa de Madrid con pérdidas del 90% de su valor.

El montante total que se inyectó a BFA y Bankia ascendió a 22.424 millones de euros. Se aportaron en dos tramos, un primero de 4.465 millones en 2010 y los 17.959 millones del rescate. Del total, Bankia recibió 15.638 millones.

El último episodio relacionado con la salida de la entidad al mercado financiero fue la resolución de las demandas interpuestas por los pequeños accionistas. En este sentido, este año, el Tribunal Supremo anuló la adquisición de estas acciones por considerar publicidad engañosa al existir un desfase entre las cifras que prometía el folleto y las reales, y obligase a Bankia a devolver el dinero.

Dado que la sentencia abría precedente para que miles de accionistas reclamasen, en febrero de este mismo año Bankia anunció un plan de devolución del dinero invertido por los pequeños accionistas al que se pueden acoger los usuarios que renuncien a la vía judicial. Bankia estima que la devolución le costaría cerca de 1.900 millones de euros.