Pierre Moscovici, comisiario europeo de Economia y Asuntos Financieros
Pierre Moscovici, comisiario europeo de Economia y Asuntos Financieros - REUTERS

Moscovici pide a España mantener los esfuerzos para reducir el déficit

La Comisión Europea estima un mayor crecimiento para España del 2,9% para 2018 y del 2,4% para 2019, tres décimas más en cada uno de los casos respecto a lo apuntado en febrero

MadridActualizado:

El comisario de europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, ha pedido a España que continúe con los esfuerzos para reducir el déficit durante la presentación de las previsiones de crecimiento primavera para los 28 países miembro de la Unión Europea. En ellas , el Gobierno de España tiene motivos para la satisfacción aunque tampoco falta un tirón de orejas, a propósito de las metas de déficit. Precisamente en este punto, los técnicos de la Comisión ha estimado que España cerrará el año con undéficit del 2,6% del PIB por un 1,9% en 2019. Es decir, cuatro décimas por encima de la fijada como objetivo para este año del 2,2% aunque por debajo de la barrera del 3% .

Sin embargo, Moscovici ha recordado que este año España se quedó una décima por encima de este porcentaje y que podría «tener consecuencias» el denominado procedimiento por déficit excesivo, del que se sale cuando se baja del 3%. De cualquier forma, ha revelado que el nuevo ministro de Economía Román Escolano se comprometió a mantener las actuales políticas fiscales en un reciente encuentro con el político francés.

Mayor optimismo de Bruselas

Pero no todo lo que contienen estas previsiones son avisos: Por ejemplo, Bruselas ha elevado sus previsiones para este año y el próximo de forma significativa y ha apuntado a un crecimiento del PIB del 2,9% para 2018 y del 2,4% para 2019. Es decir, tres décimas más en cada uno de los casos respecto a lo apuntado por la Comisión en febrero. Todo ello por encima de la media de crecimiento estimada para la Eurozona en ambos años, del 2,3% y del 2%, respectivamente.

Al mejorar sus previsiones de crecimiento, Bruselas también se ha apuntado a un cierto optimismo respecto al desempleo, cuya tasa estima que concluirá este año en el 15,3% y en el 13,8% en 2019. Mientras el empleo crecerá en ambos ejercicios un 2,6% y un 2,3%. En paralelo, los precios se alzarán un 1,4% en ambos años ligeramente por debajo de lo previsto para la Eurozona (1,5% para 2018 y un 1,6% para 2019).

Menos simpáticas son las cifras que apunta la Comisión Europea respecto del déficit para España. En concreto, los técnicos del ejecutivo comunitario estiman que este año se cerrará con un saldo negativo en las cuentas públicas del 2,6% del PIB por un 1,9% en 2019. La primera cifra, aquí viene la mala noticia, es cuatro décimas por encima de la fijada como objetivo para este año.

Todo ello, en un momento en que España es el único país de la Eurozona que al cerrar 2017 con un déficit superior al 3% - bien es cierto que por una décima- continúa bajo control especial de Bruselas en lo que se denomina como el procedimiento europeo por déficit excesivo . Un instrumento en el que llevamos inmersos desde 2009. Una circunstancia que podría cambiar si las cifras apuntadas este jueves se cumplen al cierre de este año.

Respecto a la deuda pública, Bruselas prevé que esta siga su lenta caída y cierre este año en el 97,6% del PIB para deslizarse durante 2019 hasta el 95,9%. Lo que contrasta con la media de la Eurozona que se estima en el 86,5% y el 84,1%, respectivamente.

En un comunicado, el vipresidente de la Comisión para el Euro y el Diálogo Social Valdis Dombrovskis ha afirmado en un comunicado que «esta previsto que la expansión económica en Europa continúe a un ritmo sólido este año y el próximo, apoyando la creación de empleo». Sin embargo, este alto responsable de la Comisión ha apuntado hacia «moryes riesgos en el horizonte». Dombrovskis ha llamado a aprovechar el buen momento «para hacer a nuestras economías más resilentes» e ir a hacia un modelo de crecimiento más inclusivo.

En una línea similar, el comisario de Asuntos Económicos y Financieros Pierre Moscovici ha añadido que «el mayor riesgo» es el proteccionismo e instado a que no se convierta en «la nueva norma». Todo ello, después de que Donald Trump prolongara un mes la exención de aranceles al acero y aluminio europeos.