Real Madrid

Solari, la jerarquía para quienes mejor juegan

Isco y Asensio deben ganarse el sitio, pues el técnico otorga prioridad a Benzema, Bale y Lucas; el galés, que estaba tocado, viaja a Huesca

Actualizado:

Las alineaciones las genera el futbolista en el campo, no en el «despacho». Solari recibió una misiva muy directa cuando llegó al Real Madrid. Olvídese de los nombres, deben jugar los mejores. La situación no permitía componendas que gustaran a las jerarquías de vestuario y el argentino ha utilizado su libertad de actuación para conseguir un equipo más competitivo gracias «a los mejores», adjetivo que se repite en la cocina blanca de Valdebebas, en singular y en plural, como santo y seña de la reacción.

El Alcoraz es la Champions: Solari considera «clave ganar en Huesca, porque vamos a luchar por la Liga hasta el final»

La jerarquía se la han ganado los que «mejor» han rendido a sus órdenes, que en esta nueva etapa han sido Benzema, Lucas, Sergio Ramos, Marcos Llorente, Courtois y Bale, hombres que habitualmente integran el once del entrenador. Isco y Asensio reaccionaron bien ante el modesto Melilla, tras varios partidos decepcionantes de ambos, pero los dos goles que marcó cada uno en la Copa no son suficientes para paliar su flojo nivel en los últimos tiempos. Salvo recaída física de última hora de Bale, que estuvo tocado durante varios días, el triunvirato ofensivo en Huesca lo formarán «los mejores», que son Lucas, Benzema y el galés.

Son baja Marcelo, Reguilón, Kroos, Mariano, Nacho y Casemiro; de ellos, Kroos, Casemiro, Marcelo y Reguilón esperan estar en el Mundial de Clubes, mientras Nacho y Mariano son una incógnita

Lucas Vázquez es el futbolista clave en esta ecuación. Era suplente fijo con Lopetegui y la crisis de resultados revolucionó su situación al llegar Solari. El gallego ha disputado seis de los ocho encuentros dirigidos por el argentino y ha sido titular en cinco. Fue reservado ante el Melilla el jueves. Y muchos lamentaron que fuera resguardado en Éibar, pensando en la batalla de Roma, porque el conjunto blanco echó de menos su capacidad ofensiva y su incansable trabajo de presión y robo de balón. El hijo predilecto de Curtis ha marcado sus dos goles de la temporada con el nuevo técnico, en dos asistencias de Benzema, y le ha dado tres tantos al francés. Su progresión, ganada en el césped, ha dejado a dos consagrados, Isco y Asensio, en la reserva. El semblante serio del malacitano y del mallorquín no debe buscar culpabilidades en la elección de Solari, sino en su flojo rendimiento en comparación con la explosión de eficacia del coruñés.

Carvajal, lateral izquierdo, como probó en la Copa

La regularidad de Benzema, diez dianas y cinco asistencias en 21 partidos, y la aportación irregular de Bale, capaz de goles como el de Roma y de desapariciones caprichosas, finalizan un cuadro que deja menos opciones a Isco y Asensio para labrarse un sitio en el once inicial. El preparador argentino concedió al mallorquín la titularidad frente al Valladolid y el Éibar. No lo aprovechó. Isco tampoco ha aportado cosas en los entrenamientos a lo largo de dos meses y ha sido suplente casi fijo. La grata novedad de Marcos Llorente se ha sumado a las alineaciones para complicar aún más la obtención de un puesto en el centro del campo, pues Solari ya no piensa en Kroos y Ceballos como pivotes. El alemán es baja hoy, lesionado en una rodilla, y Ceballos debe cubrir su plaza como interior izquierda. Carvajal será el lateral izquierdo, dadas las bajas de Marcelo y Reguilón. Probó con el canterano en esa posición en la Copa.

El responsable del Real Madrid considera fundamental la victoria en El Alcoraz para pujar por el campeonato español. «Vamos a luchar por la Liga hasta el final y tenemos que ganar fuera», advertía Solari. «No tengo que motivar a mis jugadores». En su cabeza rondaba la desconexión mental de Éibar de unos futbolistas que pensaban en la primacía europea de vencer en Roma tres días más tarde. Es lo que el entrenador pretende, conseguir esa concentración de sus pupilos en la Liga.