Real Madrid«Cristiano busca su sexto Balón de Oro y ahora todos le temen»

Los amigos del portugués subrayan su ambición sin límite y el ejemplo de dedicación y sacrificio que da a los jóvenes

Actualizado:

Dedicación, ambición, profesionalidad, trabajo, sacrificio. Cristiano es un ejemplo de entrega para los niños y los jóvenes. En la cantera (y en la plantilla del primer equipo) ven al portugués como un ejemplo. A sus 33 años corre más que nadie y posee la ilusión de un niño, de ellos, para marcar y ganar. Si las cosas van mal, ahí surge el luso a solventar el partido.

«Hace tres meses sus enemigos se reirían si escuchan esto (que persigue su sexto Balón aúreo), pero hoy todos callan», señalan las personas cercanas a la estrella

Ese trabajo es un espejo para los propios compañeros del plantel. Por eso les enojaban las duras críticas cuando el gol no le entraba. A la plantilla le molestaron «los ataques injustos e inmerecidos a Cristiano» cuando el gol era esquivo.

Pero ahora aspira a conquista su sexto Balón de Oro y ya nadie se mofa del delantero madridista. Lo dicen sus amigos con precisión: «Busca el sexto Balón de Oro. Hace tres meses sus enemigos se reirían si escucharan esto, pero hoy callan, le temen».

Ahora vemos el salto adelante del número siete. Pero hace unos meses todo eran acusaciones futbolísticas y no futbolísticas. Hacienda y su anhelo de ver mejorada su ficha era conflicto que podían afectarle. El Real Madrid le advirtió: «Van a sacar cosas cada semana, como si se hubieran descubierto nuevos problemas con Hacienda, aunque todas serán cosas del mismo caso». Zidane dialogó con su jugador para apoyarle y que se centrara en el fútbol, que es lo suyo. Después surgió el asunto de su deseo de cobrar más y el francés volvió a la carga: «Tú, a meter goles, ahora hay que luchar por nuestros objetivos». Todo llegará.

El PSG como reto

Cristiano se concentró en dar lo máximo en ese otoño duro. Primero había que ganar el Mundial de Clubes. Y el sorteo de Champions del mes de diciembre deparó el PSG como rival antes de disputarse el Mundial. El portugués decidió el torneo con su calidad. El Real Madrid volvía a ser campeón. Ahora, antes de la pasada Navidad, ya se planteaba la nueva meta: eliminar al PSG entre el 14 de febrero y el 6 de marzo.

Se lo jugaba todo en dos partidos. Había dos meses de plazo para ponerse en plena forma, él y todo el plantel. Comenzó con Pintus su pretemporada invernal, la decisiva, la que siempre tiene prevista para rematar seis meses magníficos. El resultado: eliminó al equipo de Neymar y ya suma 17 goles desde enero. Lleva 33 en toda la temporada. La meta es ganar la Champions. Y ya no se mofan de él.