Maradona celebra su gol en el partido contra Grecia del Mundial de 1994
Maradona celebra su gol en el partido contra Grecia del Mundial de 1994
Patrocinado porInfiniti
Mundial Rusia 2018

El partido contra Nigeria que acabó con Maradona

Hace 24 años estaba disputando el Mundial de 1994, el cual empezó de manera brillante y del que fue expulsado al poco tiempo

Horario y dónde ver España - Rusia en televisión

Sigue el partido de España contra Rusia en directo

Actualizado:

Las imágenes dieron la vuelta al mundo. Argentina logró imponerse 2-1 a Nigeria en la fase de grupos del Mundial y la albiceleste mantuvo vivo el sueño de salir campeona. Aunque no metió ningún gol, las miradas se posaron en Maradona, el astro que estaba dando tanto que hablar hasta entonces. No se trata de lo ocurrido hace unos días; corría el año 1994 y el Mundial era el de Estados Unidos.

«El Pelusa» estaba entonces en la treintena y disputaba la que sería la última edición del torneo que años antes le había encumbrado. Su carrera estaba cerca del ocaso y eran muchos los que creían que su rendimiento acabaría lastrando al combinado nacional. Bastaron dos partidos para demostrar al mundo que quedaba mucho fútbol en las botas del Diego.

El debut de Maradona en el Mundial no pudo ser mejor. Contra Grecia el «10» se inventó un magnífico gol con la zurda que celebró corriendo hacia las cámaras de televisión, dejando unas icónicas imágenes que entraron de inmediato en la historia de los mundiales. En el siguiente partido, Argentina se enfrentó a Nigeria. Maradona no marcó pero sí dejó un repertorio de pases y regates para el recuerdo. Al término de los noventa minutos fue entrevistado sobre el verde: «Maravilloso. Me sentí muy bien sobre la cancha. Me sentí importante. El equipo necesitaba que tuviera la pelota y así hice. Esto va para todos los argentinos. Los quiero mucho». A su lado estaba una enfermera que le acompañaría a hacerse el control antidoping. Salieron de la mano y con un Maradona sonriente.

Pero la alegría no duró mucho. Aquel test acabó dando positivo en varias sustancias, entre ellas «efedrina», un estimulante. Días después Maradona abandonó el Mundial y estuvo apartado de los terrenos de juego quince meses por una sanción de la FIFA. No volvió a jugar con la camiseta de la selección Argentina.

Maradona sale del campo tras jugar contra Nigeria en el Mundial de 1994
Maradona sale del campo tras jugar contra Nigeria en el Mundial de 1994

«Era mi mejor momento. Me había preparado como nunca para llegar al Mundial, pero ya está. Los de la FIFA no se fijaron en nada. Quiero tener el derecho a defenderme porque no me drogué, no sé qué pasó», dijo entonces Maradona. Su defensa se basó en que el positivo se produjo como consecuencia de la ingesta de un medicamento. Aun así, el escándalo fue planetario. La carrera de Maradona había sufrido suficientes giros hasta entonces como para que hubiese alguien que no tuviera interés en la historia del argentino.

Era el Mundial de 1994 y Maradona lo había afrontado decidido a ser el protagonista. Su gran vuelta a los terrenos de juego había avivado las esperanzas de los amantes de su fútbol. Unas fechas, las de Estados Unidos, que resumen la esencia del jugador: en dos encuentros condensó todo su talento, el mismo que dilapidó por su estridente vida fuera del campo. La portada del ABC del 1 de julio recogió la noticia de su positivo en la portada, y en sus páginas interiores tituló la noticia de la siguiente forma: «Maradona vuelve a estrellarse cuando remontaba otra vez el vuelo».

Portada del Diario ABC del 1 de julio de 1994
Portada del Diario ABC del 1 de julio de 1994 - Hemeroteca ABC

Veinticuatro años después, en un partido entre Argentina y Nigeria de un Mundial, Maradona volvió a ser noticia. El decisivo partido de la albiceleste fue visto por «El Pelusa» desde la grada. Las imágenes de su comportamiento en el palco, fruto de una «descompensación», según sus propias palabras, arrojaron numerosas teorías sobre su persona. Algunas de ellas hablaron de una estancia en el hospital o incluso de su muerte, todas ellas mentira. A sus 57 años, y después de convertirse en una leyenda del fútbol, volvió a acaparar los focos durante un Mundial, esta vez no por su talento con el cuero, sino por esa vida que tantos problemas le dio a lo largo de su carrera.