Piqué celebra el gol que anotó en Cornellá
Piqué celebra el gol que anotó en Cornellá - REUTERS

Español-BarcelonaAntiviolencia actuará de oficio contra Piqué

Hará un seguimiento de sus nuevas declaraciones y de las pasadas. El club españolista, molesto con el Barça por no frenar los desprecios del jugador

BarcelonaActualizado:

La mala relación entre Piqué y el Español no es nueva. Ya viene desde que el central azulgrana jugaba con diez años en el Alevín B del Barcelona y vivía con pasión los derbis de las categorías inferiores. Con la llegada a la elite los encontronazos se han recrudecido, como sucedió hace dos temporadas cuando ambos equipos se midieron en la Copa del Rey. Piqué ironizó con el anuncio del club perico para atizarle. «Se hacen llamar maravillosa minoría pero al menos espero que llenen el campo en la vuelta, porque el otro día ni lo llenaron», soltó. Sus palabras provocaron el enfado y la respuesta de jugadores como Moisés Hurtado. No era el primer encontronazo con un futbolista de otro equipo a través de las redes sociales. Arbeloa, Granero o Sergio Ramos también le han cuestionado públicamente.

Piqué es persona «non grata» en Cornellá y la afición se lo hace saber con cánticos ofensivos hacia su persona y su familia. Insultos a Shakira o a su hijo Milan, del que cuestionan su paternidad, encienden al jugador catalán que se sirve de los micrófonos para pasarles factura. El pasado domingo rizó el rizo en la zona mixta tras un partido en el que él había anotado el gol del empate y se había llevado el dedo a la boca desafiando a la grada, mandándoles callar. «Decir que el Español es de Cornellá no es una falta de respeto, es una obviedad. El Español está cada vez más desarraigado de Barcelona y tiene un presidente chino. Se quejan de que diga esto y no investigan los insultos a mi familia. Mandar callar era lo mínimo que podía hacer. Los jugadores tenemos responsabilidad, pero también somos personas y reaccionamos según lo que pasa. Y hay un límite. Y si los que mandan no toman decisiones y no dicen nada, no nos quedaremos callados. Mando callar en general a todo el campo, y tal vez no debería, pero si el club o los propietarios no denuncian ciertas cosas...», soltó.

El nuevo desprecio de Piqué indignó al españolismo, a los aficionados, a los jugadores y al club. El primero en saltar fue Granero, que ya había mantenido algún desencuentro con el azulgrana cuando militaba en el Real Madrid. «Cuando hay una provocación no puedes pedir respeto después. El partido ha sido limpio y competido. Desde luego, por nuestra parte no entraremos en las provocaciones. No hacemos este tipo de cosas. Antes del gesto ha sido un partido modélico. Después ha sido un poco más bronco. Cada uno es dueño de sus actos».

Piqué se lleva el dedo a los labios tras marcar ante el Español
Piqué se lleva el dedo a los labios tras marcar ante el Español - REUTERS

El Español por su parte, ha preferido mantener silencio aunque existe un cierto malestar con el Barça por la permisividad que muestra con Piqué, que parece tener bula para hacer y decir todo lo que quiere. De hecho, desde el seno de la entidad se cree que tenían conocimiento de lo que el central iba a decir y no trataron de frenarle. Hay que recordar que durante el acto de su renovación, el pasado 29 de enero, se reafirmó en que «es una obviedad que el Español es de Cornellá» y anunció titulares tras el partido de este domingo. Ylo cumplió sin que nadie le hubiera aconsejado lo contrario. El club blanquiazul mantuvo ayer por la mañana una reunión en la que valoraron las ofensas de Piqué y descartaron pedir una nueva investigación tanto a Antiviolencia como al Comité de Competición. Ambos organismos ya tienen expedientes abiertos. «Nos remitieron toda la documentación y nos señalaron que actuarían de oficio en todas las declaraciones que Piqué hiciera durante la actual temporada, desde las del partido de Copa hasta las de este domingo, incluidas las del día de su renovación», explicaron a ABC desde el club perico.

Sergio García se disculpa

En el marco del partido entre Español y Barcelona también hay que destacar un incidente entre Sergio García y Samuel Umtiti que acabó con una pequeña tangana en el túnel de vestuarios. El central del Barcelona se quejó de insultos racistas por parte del delantero, que posteriormente se disculpó. Sergio García ha querido aclarar esta cuestión con un comunicado. «En ningún caso mi ánimo fue racista», asegura el ariete, que se basa en sus relaciones personales y familiares: «Todos sabéis que mi mujer es de etnia gitana y que me crié en un barrio con todas las razas del mundo. Mi cuñado, con quien me une una fuerte amistad, también es afroamericano», asegura, en referencia a al exfutbolista Jhon Córdoba, que ahora juega en Alemania. El árbitro recogió en el acta los incidentes al término del encuentro.