El diestro peruano Roca Rey saluda con las dos orejas que cortó a su segundo toro
El diestro peruano Roca Rey saluda con las dos orejas que cortó a su segundo toro - EFE
Toros

Toros en Sevilla: Otro «Encendido» ilumina la tarde

Roca Rey le corta las dos orejas a un cuvillo con el mismo nombre al que Manzanares desorejó la feria pasada

SevillaActualizado:

Con la resaca de la Puerta del Príncipe de El Juli, la vuelta al ruedo de «Arrogante» y el monumento al toreo de capote que esculpió Morante de la Puebla, la Maestranza colgó el segundo «no hay billetes». Viernes de preferia pero con aires de farolillos. Porque el jolgorio de la tarde anterior ha prendido la mecha de los abonados que han pedido de forma oficial un relevo en el palco.

Y precisamente en el palco hubo que tomar decisiones con los cuvillos que blandearon de manos de forma alarmante. Y con dos pañuelos blancos ya asomando por la barandilla, el presidente se mantuvo firme ante la petición del rabo para Roca Rey que encendió la tarde con el sexto para hacer honor a su nombre: «Encendido»

La tarde caminaba por la senda del abismo pero la magia del toreo nos devolvió un recuerdo de hace un año. El cartel de Núñez del Cuvillo era un calco al de la feria pasada. Sebastián Castella y Manzanares, abonados a este hierro. Roca Rey por Alejandro Talavante, hoy retirado de los ruedos, que fcortó una oreja con valor doble.

Triunfo de Roca ReyEl peruano se coronó rey ya que encendió la tarde cuando estaba a punto de apagarse

Había más cosas que recordar y que se nos vinieron a la mente nada más ocupar nuestra localidad y mirar el programa de mano. Entre los toros llegados del campo gaditano había un «Encendido». Un nombre conocido de esta plaza al que José María Manzanares -el 18 de abril de 2018- le cortó las dos orejas. Un astado que mereció -pero no dio- la vuelta al ruedo antes de irse por la puerta de arrastre. Una cuestión muy oportuna después de que se discutiera sobre si el premio para el garcigrande en la tarde del Juli fue excesivo. El caso es que bien que se le podría haber dado la vuelta al ruedo, un año después, a este hermano de aquel «Encendido» que también iluminó la tarde en el coso el Baratillo.

Parecía que veríamos la luz con el quinto bis ya que el dicho «no hay quinto malo» se cumplió en el triunfo de El Juli hace dos días y también en las dos orejas de Manzanares la temporada pasada, ya que su «Encendido» fue el quinto de la corrida. Al menos «Asesino» sirvió para que la cuadrilla del alicantino se luciera como de costumbre. El picador Paco María se fue por el callejón entre aplausos y Jesús González «Suso» saludó con las banderillas.

Manzanares y Roca Rey volvían a verse las caras después del Domingo de Resurrección. Y lo harán de nuevo en septiembre para San Miguel. En la apertura se llevó el gato al agua el alicantino, pero con la de Cuvillo, su especialidad, de la que todavía queda en el recuerdo el indulto de «Arrojado», el peruano se coronó Rey ya que encendió la tarde cuando estaba a punto de apagarse.

La culpa de esa oscuridad la tuvieron los dos pañuelos verdes que asomaron en el palco y que pudieron ser más si se hubieran atendido las protestas. Sebastián Castella vio cómo pitaron a sus dos astados pero ninguno fue de vuelta a los corrales. Sigue sin suerte en esta plaza donde ya le esperan los miuras en la que será su primera vez con los de Zahariche.

De lo mejor de la quinta de abono hasta que salió «Encendido» fue mi compañero de asiento. Un niño de cinco años, de nombre Curro Antonio, que no se perdió detalle. Este jovencísimo aficionado ya monta a caballo y le encantan las labores de campo porque de mayor quiere ser torero.