Los profesionales taurinos pueden ser sancionados por incumplir lo que dice el Reglamento Taurino
Los profesionales taurinos pueden ser sancionados por incumplir lo que dice el Reglamento Taurino - J.M. SERRANO
Toros

Reglamento Taurino: cuando la Ley quiere regular el Arte

Un repaso a las cuestiones recogidas en la normativa taurina que generan controversia entre los profesionales

SevillaActualizado:

El Reglamento Taurino es necesario, sí, pero incluye en materia sancionadora algunas cuestiones, cuanto menos curiosas. Cómo o cuándo un torero puede «caerse de un cartel» o por qué motivos puede un presidente sancionar a un profesional en el ruedo.

Los abogados Joaquín y Blanca Moeckel, expertos en materia taurina, llevan varios años tratando con estos casos desde que en una Feria de Málaga, Enrique Ponce, Manuel Jesús «El Cid» y Miguel Ángel Perera decidieron no torear en una corrida en la que el empresario les había cambiado los toros.

«La Junta de Andalucía quiso multar a los toreros con 6.000 euros y seis meses de inhabilitación por ausencia injustificada. Ganamos porque nuestro planteamiento fue que estaban anunciados con la corrida de Parladé reseñada en el campo y no con otros toros aunque fueran de la misma ganadería. Fernando Carrasco tituló el artículo en ABC con un titular que lo definía a la perfección: ‘El destierro del compadreo’», argumenta el letrado.

Sobre la cuestión de «quitarse de los carteles» hay algunas confusiones. «Si la corrida se rechaza en el reconocimiento y se cambia la ganadería, los toreros no pueden quitarse del cartel porque son matadores de toros, no de un tipo de toros. Sin embargo, los aficionados sí pueden devolver la entrada si se cambia la ganadería. Es un anacronismo y un sinsentido», explica.

Exponen casos como el de Francisco Rivera Ordóñez en La Coruña donde el público pidió la segunda oreja que no se concedió. «El presidente lo quiso sancionar con una multa de diez a treinta mil euros por falta de respeto a la presidencia e incitación al altercado público al argumentar que había tardado mucho en recoger el trofeo y que luego lo tiró con desdén. Y lo cierto es que en el Reglamento Nacional Taurino no indica cuánto tiempo hay para recoger una oreja o incluso si no la quiere recoger como cuando no quiere dar la vuelta al ruedo a pesar de que el público se la pida. No te pueden multar por no recoger un premio», aseguran.

Tienen numerosos ejemplos de sanciones por infracción del Reglamento Taurino que, en su opinión, no siempre se tienen en cuenta, lo que genera «inseguridad jurídica». «En la pasada Feria de Abril se ha propuesto para sanción a Cayetano por 'colocar a la res en suerte rebasando el círculo más alejado a la barrera' para picarlo. Son lances de la lidia que ocurren en muchas ocasiones y no siempre se sancionan», explican.

Para los letrados el problema se plantea cuando se pretende poner la Ley por encima del arte. «El arte no se puede regular», afirma Joaquín tajante. «Hay que regular el espectáculo como tal, las entradas, los horarios, lo que se llama policía de espectáculos. Multar a un torero por llegar tarde tiene sentido pero no porque le haga un gesto a un presidente; en los toros muchas cuestiones se hacen con gestos. En el siglo XXI es lógico pensar que tiene derecho a expresarse». Cuestiones, sin duda, para reflexionar.