Toros de lidia
Toros de lidia - O. Chamorro

División en el PSOE tras el ataque de su ministra Ribera a los toros y la caza

Luis Planas, Fernández Vara y García Page defienden ambas actividades

MadridActualizado:

Continúan las reacciones respecto a las declaraciones de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera al expresar su deseo prohibicionista de la caza y la tauromaquia. En el propio PSOE y tras las críticas al Gobierno, este martes fue el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, quien subrayó el apoyo del Gobierno al sector cinegético y a la cría del toro de lidia por su importancia para el medio rural y para la sociedad en su conjunto.

Planas reaccionó así en declaraciones a los periodistas tras ser preguntado por las afirmaciones que hizo Teresa Ribera, quien, a título personal, señaló que si fuese por ella prohibiría la caza y los toros.

El ministro, hablando en nombre de su Departamento, respetó que «cada uno tenga sus opiniones al respecto» pero, «desde el punto de vista del Gobierno», ha incidido en ese apoyo al sector cinegético y a la cría del toro de lidia.

Destacó la importancia de la caza en España, que genera un negocio de 6.500 millones de euros y constituye un «elemento económico, social, cultural y deportivo muy importante».

En España, hay expedidas 850.000 licencias de caza, lo que la convierte en el tercer deporte con más federados tras el fútbol y el baloncesto.

La caza, según el ministro, también contribuye a la preservación del medio ambiente y de la sanidad animal y, en ese sentido, destacó su importancia para prevenir la llegada de la Peste Porcina Africana (PPA) a España.

En esa línea, informó de que se reunirá a principios de 2018 con el sector cinegético para evaluar la situación y evitar que esa enfermedad pueda entrar en España por medio de los jabalíes.

Respecto a la cría del toro de lidia, puso en valor que sea una de las 180 razas autóctonas y puras que componen el listado nacional y que aporta biodiversidad a la fauna ibérica.

Carta de García-Page

Por su parte, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, envió una carta personal a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, días después de afirmar que prohibiría la caza si de ella dependiera, misiva en la que tras mostrarse «sorprendido y preocupado» por este enunciado pone a disposición de la responsable ministerial la experiencia legislativa y negociadora de la Comunidad Autónoma que sirvió para sacar adelante la última ley que regula el sector.

En la carta, recogida por Europa Press, García-Page quiere expresar a Ribera la importancia «no sólo económica, sino además medioambiental que esta actividad tiene para el sostenimiento del Ecosistema en prácticamente toda Castilla-La Mancha, lo que incluye el mantenimiento de las poblaciones animales autóctonas, la cubierta vegetal y, también, el medio rural».

«Respetando profundamente tu posición personal al respecto, quiero recordarte nuestra posición en defensa de la actividad cinegética, regulada por Ley de Caza de Castilla-La Mancha que reconoce textualmente que se trata de una de las actividades en el ámbito rural más extendida en Castilla-La Mancha y su ejercicio tiene una notable incidencia en el medio rural, natural y social», indica García-Page, que añade que «el aprovechamiento cinegético supone, por otra parte, una fuente de recursos que contribuye al desarrollo socioeconómico de las zonas rurales».

Se trata, tal y como indica el presidente autonómico, «de un sector que genera en Castilla-La Mancha 24.000 empleos al año, 10.000 de ellos directos, aporta más de 364 millones de euros al PIB regional y 8 millones de recaudación mediante tasas e impuestos», además de permitir la ordenación y protección del 88% de la superficie de la región a través de 106.000 licencias.

«En el mismo sentido me gustaría aclararte que nuestra Ley de Caza contó con un muy amplio respaldo, no sólo de los sectores económicos y sociales implicados, si no en gran medida también, por diversos colectivos ecologistas. De hecho pongo a tu disposición no solo el texto de nuestra normativa, si no la experiencia del Consejero de Agricultura y Medio Ambiente en la negociación de una Ley que tenía como objetivo no solo proteger a un sector económico fundamental para la región, sino atender al mismo tiempo, otras sensibilidades de tipo más ambiental», argumenta García-Page.

La caza en Extremadura

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha aseverado que en breve la región tendrá la Ley de Caza «probablemente más moderna» del país y que los aproximadamente 80.000 cazadores de la región comprenden el entorno medioambiental y que ayudan a conservarlo y a mantenerlo.

Así se pronunció en una rueda de prensa en relación al hecho de que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Rivera, declarara recientemente en una entrevista radiofónica que no es partidaria de los toros ni de la caza y que personalmente sería partidaria de su prohibición.

«Cuando un ministro o una ministra habla todo lo que diga no son opiniones sino posiciones», explicó Fernández Vara, que subrayó que «la nuestra está muy clara: en una semana Extremadura tendrá probablemente la Ley de Caza más moderna de España».