El Constitucional tumba las corridas de toros «a la balear»

El TC ha dictado una sentencia en la que anula los artículos más restrictivos de la ley aprobada por el Ejecutivo que preside la socialista Francina Armengol y que prohibía la muerte del animal

Palma de MallorcaActualizado:

El Tribunal Constitucional ha dictado una sentencia en la que anula los artículos más restrictivos de la ley de regulación de las corridas de toros y de protección de los animales en las Islas Baleares, coloquialmente conocida como la ley de toros «a la balear». Dicha norma había sido aprobada por el Ejecutivo que preside la socialista Francina Armengol.

Según ha podido saber ABC de fuentes del tribunal, la sentencia ha contado con los votos particulares de Cándido Conde-Cumpido, María Luisa Balaguer, Juan Antonio Xiol y Fernando Valdés.

La sentencia -con fecha del 13 de diciembre-, a la que ha tenido acceso este periódico, indica que «la ley de las Illes Balears efectúa una regulación con tal grado de divergencia o separación del uso tradicional que hace imposible reconocer las características nucleares de la corrida de toros que ha protegido el Estado». Y añade: «La Ley 10/2015, de 26 de mayo, para la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, establece como principio general de las actuaciones de salvaguardia la evitación de "las alteraciones cuantitativas y cualitativas de sus elementos culturales" (art. 3, letra h). La desaparición de dos de los tres tercios de la lidia tradicional, unida a la obligación de devolver al toro a los corrales sin darle muerte, hacen de los preceptos impugnados, a los que se atribuye carácter imperativo, un ejercicio competencial no ajustado a la Constitución en cuanto menoscaba la competencia estatal».

Cabe recordar que el 28 de noviembre del pasado año, el Constitucional había admitido a trámite el recurso presentado el 10 de noviembre por el Gobierno central contra «determinados preceptos» de la citada ley. Dicha norma, que fue aprobada en julio del pasado año y entró en vigor un mes después, no prohibía expresamente las corridas de toros en el Archipiélago, si bien establecía que no se podía maltratar, herir o matar a las reses.

El propósito implícito de la ley promovida hace un año y medio por el PSOE, MÉS por Mallorca, MÉS por Menorca y Podemos era, esencialmente, desnaturalizar el sentido de la Fiesta. Las citadas formaciones confiaban en que los aficionados, poco a poco, acabarían desistiendo de ir a presenciar los espectáculos taurinos en los restrictivos términos fijados por la Cámara autonómica y avalados luego por el Gobierno de Armengol.

Cabe recordar que al comienzo de la actual legislatura autonómica el propósito inicial del PSOE, MÉS y Podemos era prohibir por vía legislativa las corridas de toros en Baleares. Con ese objetivo, el Parlamento regional comenzó a tramitar una reforma de la Ley de Bienestar Animal, que había aprobado el PP en 1992.

Esa incipiente iniciativa legislativa fue abandonada tras conocerse en octubre de 2016 el dictamen del Constitucional contrario a la prohibición de los toros en Cataluña. Fue en ese momento cuando el PSOE, MÉS y Podemos decidieron empezar a redactar una ley completamente nueva, que es la que fue aprobada en julio del pasado año, con la oposición del PP y Ciudadanos.