Carmen Maura y Félix Gómez
Carmen Maura y Félix Gómez - Javier Naval

La nueva aventura teatral de Carmen Maura

La actriz vuelve a escena cuatro años después con una obra de Guillem Cluá, «La golondrina»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A raíz del atentado en la discoteca «Pulse», un club gay en Orlando (Florida, Estados Unidos), el 12 de junio de 2016, en el que murieron cincuenta personas, el dramaturgo Guillem Cluá sintió la necesidad de escribir un texto en el que «se recordara que el odio está entre nosotros -son sus palabras- y solo el amor nos salvará».

En cuanto leyó el texto, el director Josep Maria Mestres sintió también la necesidad de llevarlo a escena; lo mismo, confiesa, le ocurrió a la actriz Carmen Maura, a pesar de su nula disposición a representar un drama en escena. Territorio, por otra parte, que frecuenta muy poco; la última vez fue la comedia de Miguel Mihura «Carlota», en el teatro María Guerrero, hace cuatro años, y entonces hacía casi cuatro décadas que no pisaba un escenario.

«La golondrina» es el texto que ha aunado las necesidades de dramaturgo, director y actriz. Se estrenará este sábado 22 en el Real Coliseo Carlos III de San Lorenzo de El Escorial, perteneciente a la Comunidad de Madrid, anfitriona de la presentación de la obra. Acompaña a Carmen Maura el actor Félix Gómez. Juan Gómez Cornejo firma el diseño de iluminación; Alessio Meloni la escenografía y Tatiana Fernández el vestuario. El 12 de marzo de 2019 se presentará en el teatro Infanta Isabel de Madrid, dentro de una larga gira por España.

«No me preguntéis por mi personaje; ahora mismo lo que tengo es un susto grande ante la cercanía del estreno», confiesa Carmen Maura, que asegura que hace esta función «para las madres. Conozco bien el mundo gay, y los problemas de los que se habla en el texto los he vivido».

«La golondrina» relata el encuentro entre Amelia y Ramón. Ella es una severa profesora de canto que recibe en su casa a Ramón, quien desea mejorar su técnica vocal para cantar en el memorial de su madre, fallecida recientemente. La canción elegida, una nana titulada “La golondrina”, tiene un significado especial para él y también para la mujer quien, a pesar de sus reticencias iniciales, accede a ayudar al joven alumno».

«Es una función al mismo tiempo conmovedora y sanadora», dice de ella Josep Maria Mestres. «Nació de una manera muy traumática, a partir de un atentado terrorista -reconoce Guillem Clua-; quería ser una reflexión sobre el sentido del duelo y el perdón, pero terminó hablando del amor, de la necesidad que tiene el ser humano de decir a alguien que la quieres, y del dolor que produce no poder o no saber hacerlo. El atentado de Orlando es la chispa que provocó “La golondrina”, pero el incendio es otra cosa». Es, insiste, una tragedia, «pero es también un canto a la vida. y el texto mantiene el equilibrio entre la luz y la oscuridad».

De Carmen Maura, Josep Maria Mestres dice que «no interpreta la función; igual que hay músicos que tienen un oído absoluto, Carmen es la verdad absoluta». La actriz no tiene resuelto todavía, confiesa, como se va a enfrentar, cuando llegue el momento de hacer la función todos los días, al hecho de tener que ponerse triste todos los días. «En el cine terminas la escena y ya está. Pero en el teatro no se puede hacer eso, y a mí me cuesta mucho ponerme triste todos los días... Bueno, ya veré cómo lo hago».