Melendi, durante su entrevista para ABC
Melendi, durante su entrevista para ABC - ÁNGEL DE ANTONIO
Entrevista

Melendi: «Tengo que agradecer que la gente se dé cuenta de que no soy el mismo»

El cantante estrena este viernes «Quítate las gafas», el álbum que consolida su cambio en el estilo musical

MadridActualizado:

Casi quince años han pasado desde que Melendi saltó a la fama con el disco «Sin noticias de Holanda». Durante los últimos años, ha tratado de dar un giro a su estilo musical, que se ha visto consolidado en su nuevo trabajo «Quítate las gafas», el primer disco de estudio que graba son Sony. Además, más allá de los éxitos que el cantante ha cosechado en España, Latinoamérica le tiene ya considerado como uno de los artistas de referencia.

Precisamente en esta parte del continente americano comenzará su gira el próximo febrero, que llegará a España a partir de mayo. Murcia, Madrid, Barcelona o Valencia serán algunas de las ciudades por las que Melendi pasará con su música.

En otras ocasiones ha habido problemas en sus firmas de discos, ¿esta vez habrá?

Vamos a valorarlo. Realmente al final uno se lo plantea y las acciones tienen que tener sentido para la compañía, para el punto de venta, para la gente y para mí, y al final nos dimos cuenta de que es algo con lo que ninguna de las partes sale beneficiada. Porque los primeros ellos, que tienen que esperar colas de ocho o diez horas. Me acuerdo el año pasado que estuvimos firmando más de diez horas hasta que el centro ya cerró a las doce y media o una y se quedaron mil personas todavía fuera. Al final no puedes hacer nada y el centro queda fatal, la compañía queda fatal, el distribuidor queda fatal, yo quedo fatal y la gente sufre. Y te planteas si es una acción buena hoy en día. Se pierde un poco ese contacto que a mí me gustaría que se hiciera, pero es que realmente nos resulta difícil hacerlo de una manera justa y ecuánime porque si limitas eso a un número de personas también está siendo injusto, si lo dejas a todo el mundo no se puede… Es complicado.

No da tiempo, yo les agrdezco muchísimo, si me deja el centro me quedo hasta las 6 de la mañana y quedamos todos contentos, no hay ningún problema porque a mí no me cuesta nada, son 4 dias que estamos firmando. Pero es que es imposible. Realmente esas acciones antes, que no había tanta difusión con las redes sociales, se podían llevar a cabo de mejor manera. Ahora hay un alcance tan masivo que al final es más complicado.

¿Para esta gira también va a visitar Latinoamérica?

Sí, esta además la empezamos ahí. Tenemos 25 fechas ya entre febrero y mayo porque el 6 de mayo empezamos en España, en Murcia. Vamos a ir por más de 50 ciudades, en Madrid el 19 de mayo. Y a la semana siguiente, el 26, en Barcelona.

«El 6 de mayo empezamos la gira en España, en Murcia. Vamos a ir por más de 50 ciudades»

¿Y cómo se encuentra ahí?

Muy bien. Pasamos largas temporadas ahí, sobre todo el período hasta mayo. Hacemos conciertos que todavía no son macroconciertos, de 4.000 o 5.000 personas. Cuatro meses allí pero ocho aquí, o sea que sigo teniendo un porcentaje muy alto aquí.

¿Y Asturias?

¡Patria querida! Siempre en el corazón. Estoy ahora mismo además con mi Oviedo, que está en segunda división. Perdona que te hable de fútbol pero estoy tan emocionado con mi equipo… Estamos segundos. ¡Que se acabe la liga ya, que subimos!

El programa «La Voz», en el que participa, ¿le aporta algo que no le dé la música en sí?

Tiene algo. Es un espacio diferente. Al final nosotros nos movemos en la triada de producir, promocionar y hacer directos. Hay un componente en el que siempre estás con la misma gente. Esta es otra faceta que te permite la música y mi posición gracias a Dios. Son emociones totalmente diferentes, revisitas todos los miedos que pasaste cuando empezaste, te ves reflejado en sus ilusiones, en todo lo que les pasó... He de reconocerte que me prometí que este año no iba a dramatizar, no iba a dejarme llevar por las emociones, pero no se puede. No se puede porque convives con sus ilusiones y al final ahí se genera algo que no se puede explicar. Tienes que estar en el plató y sentir lo que pasa porque al final las emociones son las que mandan y uno no las controla.