Destructores de patrimonio: de Mosul a Bamiyan
Combatientes del Estado Islámico tumban una estatua en el Museo de Mosul

Destructores de patrimonio: de Mosul a Bamiyan

Las imágenes de los yihadistas del Estado Islámico destrozando a martillazos los tesoros preislámicos de Nínive recuerdan otros ataques intencionados de los últimos años

Actualizado:

Las imágenes de los yihadistas del Estado Islámico destrozando a martillazos los tesoros preislámicos de Nínive recuerdan otros ataques intencionados de los últimos años

12345
  1. A golpes con la civilización

    Combatientes del Estado Islámico tumban una estatua en el Museo de Mosul
    Combatientes del Estado Islámico tumban una estatua en el Museo de Mosul

    El Museo de Mosul, que reunía las joyas de las capitales asirias, sobre todo de Nínive, sufrió este jueves el ataque de los yihadistas del Estado Islámico que destruyeron a martillazos sus tesoros. Milicianos armados con mazas, picos y taladros acabaron con miles de años de historia y de arte preislámico, vanagloriándose en un vídeo de seguir las enseñanzas de Mahoma.

    Leones y toros alados monumentales de los grandes palacios de Nínive, como el «sin igual» del rey Senaccherib, relieves y estatuas de las excavaciones llevadas a cabo en el último siglo, muchos de ellos piezas únicas de las capitales asirias, fueron reducidos a pedazos. «El daño es incalculable, pero no sólo al patrimonio iraquí, sino al patrimonio de toda la humanidad», se lamentaba la arqueóloga iraquí Lamia al-Galiani.

    Durante una conferencia de la Unesco el pasado septiembre, los expertos ya informaron de la destrucción por parte del EI de numerosos monumentos, santuarios de herencia cristiana, judía o musulmana, que los yihadistas consideran idólatras o heréticos. Entre estos lugares resaltaba la tumba del profeta Jonás y el santuario del profeta Seth en Mosul.

  2. Tombuctú

    Manuscritos quemados por los yihadistas en 2013 en Tombuctú
    Manuscritos quemados por los yihadistas en 2013 en Tombuctú - Reuters

    Tombuctú, «la ciudad de los 333 santos» patrimonio mundial de la humanidad, permaneció entre abril de 2012 y enero de 2013 bajo el control de grupos armados islamistas que la desfiguraron. Catorce mausoleos de la ciudad, entre ellos algunos incluidos en la Lista del Patrimonio de la Humanidad, fueron totalmente destruidos, además de otros dos situados en la mezquita de Djingareyber.

    Los grupos radicales islámicos como Ansar al Din y terroristas como Monoteísmo y Yihad en África Occidental (MYAO), que se hicieron por la fuerza con las provincias septentrionales de Tombuctú, Gao y Kidal, lanzaron una cruzada contra todo edificio que consideraban nacido de tradiciones heréticas.

    La Unesco llevó a cabo entre el 28 de mayo y el 3 de junio una misión en Tombuctú encabezada por Lazare Eloundou Assomo del Centro de Patrimonio Mundial. Según sus datos, el número de manuscritos robados o quemados en la histórica ciudad de Tombuctú por los grupos radicales islámicos se elevaba a 4.200.

    Según la Unesco, en Tombuctú se conservaron unos 300.000 manuscritos en colecciones privadas y públicas, muchos de los cuales datan de entre los siglos XIII y XVI y tratan de cuestiones religiosas, matemáticas, medicina, astronomía, música, literatura, poesía o arquitectura.

    Entre las colecciones privadas de la ciudad que fueron asaltadas se encuentra la que alberga el centro de investigación Ahmed Baba, creado en 1974 con apoyo de la Unesco y que albergaba 40.000 manuscritos, 10.000 de ellos digitalizados.

  3. Libia

    Una excavadora destruye el mausoleo de Abdel Salam Al-Asmar, del siglo XV, en la ciudad de Zlitan (Libia)
    Una excavadora destruye el mausoleo de Abdel Salam Al-Asmar, del siglo XV, en la ciudad de Zlitan (Libia) - AFP

    En agosto de 2012, un grupo de islamistas radicales destruyeron con explosivos y una excavadora latumba de Abdel Salam Al-Asmar, teólogo sufí del siglo XVI, en la ciudad de Zlitan. También atacaron la biblioteca de la vecina mezquita.

    El día anterior habían destruido parte del mausoleo de Al Chaab Al Dahmani en la propia capital, Trípoli. También Misrata y Derna fueron escenario de acciones similares.

  4. Afganistán

    Talibanes junto a uno de los budas de Bamiyan destruidos en 2001
    Talibanes junto a uno de los budas de Bamiyan destruidos en 2001 - ap

    En marzo de 2001, el jefe supremo de los talibanes, el mulá Omar, ordenó la destrucción de los dos budas gigantes de Bamiyan, unos tesoros arqueológiocs con más de 1.500 años de antigüedad que fueron juzgados como «antiislámicos» por representar figuras humanas.

    Durante 25 días, cientos de talibanes llegados de todo el país participaron en su destrucción, a golpes y con dinamita, de las gigantescas figuras.

  5. Ex-Yugoslavia

    La biblioteca de Sarajevo, bombardeada en 1992
    La biblioteca de Sarajevo, bombardeada en 1992 - abc

    La ciudad medieval de Dubrovnik en Croacia, patrimonio mundial de la Humanidad, fue devastada a finales de 1991 durante la guerra serbocroata y sus edificios destruidos.

    Un año después, era bombardeada la antigua Biblioteca de Sarajevo, uno de los símbolos de la ciudad que entonces guardaba unos dos millones de publicaciones, entre ellos miles de textos antiguos de gran valor histórico. Cientos de miles de libros y catálogos fueron destruidos en pocas horas en la noche 26 de agosto de 1992, en un incendio causado por los disparos de artillería del ejército serbobosnio, que mantuvo el asedio a Sarajevo durante los más de tres años de guerra. Fue reabierta el pasado mayo, 22 años después de su destrucción.

    En noviembre de 1993, las fuerazasa croatas destruyeron el viejo puente de Mostar sobre el río Neretva, una obra de arte de la arquitectura otomana. Fue reabierto en 2004.