Stonehenge se encuentra en el condado de Wiltshire (Inglaterra)
Stonehenge se encuentra en el condado de Wiltshire (Inglaterra)

Stonehenge, 6.000 años de antigüedad bajo amenaza

Las obras para mejorar los accesos al sitio arqueológico más importante de Gran Bretaña podrían haber dañado un área de incalculable valor

Actualizado:

Entre el torrente de noticias sobre el Brexit que ayer inundaban los medios de comunicación del Reino Unido, se coló una especialmente alarmante: al archiconocido complejo monolítico de Stonehenge, la puerta al mundo habitado por los cazadores-recolectores que poblaron Gran Bretaña tras la era glacial, podría haber sido dañado por unas obras cuya ejecución ya desataron la polémica meses atrás.

Al parecer, la mítica formación de piedras situada en el condado de Wiltshire (Inglaterra) no estaría directamente afectada, sino un complejo de gran valor arqueológico situado a un par de kilómetros de distancia y conocido como Blick Mead. Allí descansan importantes restos que ahora podrían correr peligro. Todo ello debido a la construcción de un túnel y un paso elevado en la carretera A-303, con el propósito de mejorar el acceso a Stonehenge, siempre congestionado por el elevado número de turistas.

Los objetos que en su día fueron encontrados en Blick Mead, el área afectada, permitieron revelar una línea temporal desde que los cazadores-recolectores llegaron a esa zona, entre 12.000 y 6.000 años atrás. Para los expertos de la Universidad de Buckingham, quienes han denunciado el incidente, el Gobierno británico «no ha evaluado correctamente el impacto ambiental sobre el sitio arqueológico». «Es probable que la construcción del paso elevado y del túnel haga caer el nivel freático, secando la turba (carbón fósil formado de residuos vegetales) y el lodo que preservan los restos de Blick Mead», ha señalado el profesor David Jacques a los medios.

Este investigador sostiene que los ingenieros de Highways England, la empresa encargada de la obra, han causado daños que podrían ser irreparables al perforar y abrir en la zona un agujero con el que pretenden monitorizar la capa freática afectada para, posteriormente, levantar el paso elevado. «Este suelo anegado guarda miles de años de historia de la humanidad. Es un milagro que haya sobrevivido y sería un desastre que se perdiera», asegura.

Para los arqueólogos resulta una suerte de «broma» que, con el objeto de facilitar el acceso del público al complejo, se estén llevando a cabo unos trabajos tan dañinos. Y lamentan que los ingenieros nunca les consultaran antes de acometer las obras, algo que niega Highways England. Desde la compañía señalan que sus ingenieros «no han causado daño alguno y que han cumplido con las directrices marcadas previamente».

En las últimas campañas arqueológicas, en este espacio se han descubierto huellas de las pezuñas de aurochs –un mamífero actualmente extinto–, perfectamente conservadas bajo una superficie de piedra. «Una señal de que fueron deliberadamente protegidas por razones rituales, pues se creía que los aurochs eran sagrados». También salieron a la luz diferentes signos de asentamientos de hace más de 6.000 años, como una casa, herramientas y abundantes restos de festines. Y, lo más importante, una misteriosa plataforma de piedra que pudo ser un embarcadero.