Es noticia:
San Fernando
ACCIDENTE HESPÉRIDES

El último adiós del científico y militar Javier Montojo

Familiares, amigos y compañeros han asistido al acto de honores fúnebres que ha tenido lugar en Rota con la presencia de la ministra de Defensa

ROTAActualizado:

El hangar número seis de la Flotilla de Aeronaves de la Armada, en la Base Naval de Rota, ha albergado este miércoles el acto de honores fúnebres en memoria del capitán de fragata Francisco Javier Montojo Salazar, fallecido el pasado viernes 2 de marzo tras caer del Buque de Investigación Oceanográfica (B.I.O) 'Hespérides' en aguas del océano Antártico.

Al funeral ha asistido la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, así como el Secretario de Estado de Defensa, Agustín Conde, el Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada (AJEMA), Teodoro Esteban López Calderón, el Director General de Armamento y Material, teniente general Juan Manuel García Montaño, el Jefe de Estado Mayor del Aire, Javier Salto Martínez-Avial, el Almirante de la Flota, Juan Rodríguez Garat y diferentes autoridades civiles y militares, como el subdelegado del Gobierno en Cádiz, Agustín Muñoz, el subdelegado de Defensa, coronel Joaquín González, los diputados Javier Cano Leal y Alfonso Candón o la consejera de Justicia e Interior de la Junta de Andalucía, Rosa Aguilar.

La sonrisa de 'Monty'

Pasadas las 11.00 horas ha llegado el féretro del capitán de fragata Javier Montojo, portado a hombros por sus compañeros de la promoción del 91 y su primo, a ocupar su sitio en el túmulo delante del altar para proceder al homenaje en memoria de este marino y científico que, como señaló uno de sus compañeros, «dio su vida por su país y por la ciencia». El jefe del equipo de traslado, un capitán de navío, ha llevado la prenda de cabeza del fallecido, la misma que ha colocado a los pies del féretro.

El acto de honores fúnebres ha comenzado con una misa, en la que el Vicario de la Armada ha querido trasladar a los familiares, amigos y compañeros del militar fallecido algo de consuelo. «La fuerza de la fe que Cristo nos ha revelado muestra que la muerte no es el final, como cantamos en la milicia en el acto a los caídos», ha señalado. «No hay palabras para daros consuelo pero esta gran familia que es la Armada y las Fuerzas Armadas está a vuestro lado», les ha dicho especialmente a la madre del capitán de fragata, a su esposa, María Jesús y a su hija, Alba. «La sonrisa de 'Monty', su buen humor, tiene que ser para cada una de vosotras una fuerza que os empuje a salir adelante», les ha animado recordando al científico español.

Un buen humor que han querido también destacar dos de los sobrinos del capitán de fragata Javier Montojo, Manuel Crespo Tisner y Carmen Tisner Yagüe, que le han dado las gracias a su tío «por alegrar la vida» de los que le rodeaban.

«Salve, estrella de los mares, de los mares iris de eterna ventura», han comenzado a entonar los asistentes la 'Salve Marinera', interpretada por la banda de música del Tercio del Sur, girados hacia la imagen de la Virgen del Carmen, patrona de la Armada y situada junto al altar.

Condecoración póstuma

Tras ello, la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha impuesto en la bandera de España que cubría el féretro del capitán de fragata Montojo la Cruz al Mérito Naval con distintivo amarillo concedida a título póstumo a este marino. Una condecoración recibida por acciones, hechos o servicios que entrañen grave riesgo y en los casos de lesiones graves o fallecimiento, como consecuencia de actos de servicio que impliquen una conducta meritoria.

Posteriormente se ha celebrado el acto de homenaje a los caídos por España, en el que participaron una Escuadra de Gastadores y Unidad de Guiones de la fuerza presente, constituida por miembros del Tercio de Armada, el Grupo Naval de Playa, la Flotilla de Aeronaves y la Flota, que han escoltado a los dos marinos que han dejado a los pies del ataúd del capitán de fragata Javier Montojo una corona con la inscripción 'Armada Española'. Al tiempo que se interpretaba la marcha 'La muerte no es el final', a cuya finalización se ha realizado una descarga de fusilería.

Precisamente el himno de la Armada ha sonado antes de que llegase probablemente, el momento más emotivo de este acto en homenaje al científico y militar Javier Montojo, el que se ha producido cuando sus compañeros y primo han doblado la bandera de España que cubría su féretro. Una bandera que el Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada y el Director General de Armamento y Material (actual destino del capitán de fragata), han entregado a su viuda, hija y madre, junto con la prenda de cabeza y condecoración impuesta.

El acto de honras fúnebres, en el que ha llamado la atención la presencia del actor Jorge Sanz, amigo desde la infancia del militar, ha terminado con el himno de España y una marcha fúnebre a cuyo son han retirado sus compañeros y primo el féretro del capitán de fragata Montojo.

Asimismo, se ha colocado un libro de firmas en la Residencia de Oficiales 'Evaristo Díaz' de la Base Naval de Rota con la finalidad de que las visitas puedan expresar sus condolencias. La Armada entregará posteriormente ese libro a la familia.

Una vida dedicada a la ciencia

Los restos mortales del científico llegaron este martes a Rota, a bordo de un avión del Ejército del Aire encargado de su repatriación desde Ushuaia. Tras ser trasladado al Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Cádiz, la capilla ardiente quedó instalada en la Base Naval, con turnos de vela compuestos por cuatro militares, hasta la celebración de su funeral en la mañana de este miércoles.

El capitán de fragata Javier Montojo, destinado en la actualidad en la Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa era uno de los integrantes de la Campaña Antártica, de investigación científica, dirigida por el Ejército de Tierra y en la que participan miembros de la Armada e investigadores civiles de diversas universidades españolas. En concreto, el militar formaba parte del equipo del proyecto 'Galileo' que desarrolla el sistema de navegación por satélite europeo y por ello se encontraba en el 'Hespérides'.

Relevante investigador, que encabezó un sistema de detección de basura espacial en el Real Observatorio de la Armada de San Fernando, este ferrolano de nacimiento hacía años que residía en la provincia de Cádiz, junto a su mujer y su hija. Además, el capitán de fragata era descendiente de Saturnino Montojo y Díaz, director del Observatorio isleño entre los años 1847 y 1856. Un trágico accidente ha acabado con su vida mientras hacía aquéllo a lo que la dedicó, investigar en beneficio de la ciencia y de España.