El cuerpo del fallecido capitán de fragata Javier Montojo ya se encuentra en España. - Francis Jiménez
CAPITÁN DE FRAGATA JAVIER MONTOJO

Llegan a Rota los restos mortales del militar fallecido en la Antártida

El avión del Ejército del Aire con el féretro del capitán de fragata Francisco Javier Montojo ha aterrizado en la Base Naval

RotaActualizado:

Entre la copiosa lluvia que, pasadas las 15.45 horas caía en Cádiz, ha llegado el Airbus 310 del Ejército del Aire encargado de repatriar desde la ciudad argentina de Ushuaia los restos mortales del capitán de fragata Francisco Javier Montojo Salazar, fallecido el pasado viernes tras caer al mar del Buque de Investigación Oceanográfica (BIO) 'Hespérides', que se encuentra realizando labores de investigación científica en la Antártida.

El acto ha estado presidido por el Secretario de Estado de Defensa, Agustín Conde Bajén, acompañado por el Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada, Teodoro Esteban López Calderón, el Director General de Armamento y Material, teniente general Juan Manuel García Montaño, el Almirante de la Flota, Juan Rodríguez Garat y diversas autoridades militares.

Al son de 'Jesús de las Penas', tocado por la banda de música del Tercio del Sur, el féretro del capitán de fragata Montojo ha sido portado a hombros por siete de sus compañeros de promoción y su primo, teniente coronel de Infantería de Marina y escoltado por ocho militares de este cuerpo y un capitán de navío dirigiendo la formación.

Una vez el ataúd ha sido introducido en el coche fúnebre, el jefe del equipo de repatriación encargado de ir a Ushuaia, ha dado novedades al Almirante de la Flota y al Secretario de Estado de Defensa. Este equipo ha estado encabezado por un general de la Dirección de Armamento y Material, actual destino del capitán de fragata Montojo, junto con un capitán de navío, un teniente coronel del Ejército del Aire y un capitán de fragata de la promoción del fallecido.

12.400 kilómetros y 16 horas de vuelo para traer a casa a este prestigioso investigador, de 53 años, que participó en numerosos proyectos.

Proyectos científicos

Probablemente uno de los más novedosos fue el de detección de basura espacial que llevó a cabo en 2016 en el Real Observatorio de la Armada de San Fernando, siendo el responsable de la sección de Astronomía de este centro, con el objetivo de crear un catálogo de desechos por parte de la Agencia Aeroespacial Europea.

Y es que el capitán de fragata Montojo, aunque natural de Ferrol (La Coruña), había residido durante muchos años en La Isla, si bien hoy en día vivía con su mujer y su hija en la capital gaditana.

El capitán de fragata Montojo, destinado actualmente en la Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa, participaba en uno de los proyectos de investigación que desarrolla en la Campaña Antártica el 'Hespérides', que partió de Cartagena el pasado 24 de noviembre y llegó a la Antártida el pasado mes de enero. En concreto, formaba parte del equipo científico que desarrolla el sistema de navegación por satélite europeo 'Galileo'.

Todo parece indicar que, en el momento de su desaparición, en la tarde del pasado viernes (fue visto por última vez a las 18.00 horas), el capitán de fragata se encontraba solo en la cubierta del buque, que navegaba en las proximidades de la base española 'Juan Carlos I' en la isla Livingston, en la Antártida. Tras seis horas de búsqueda con todos los medios disponibles se localizó el cuerpo sin vida del militar.

Los restos mortales del capitán de fragata Montojo han sido trasladados al Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Cádiz. A su regreso se instalará en la capilla de la Base Naval de Rota la capilla ardiente, quedando establecido un turno de vela hasta el comienzo de los actos de honras fúnebres que tendrán lugar este miércoles a las 11.00 horas, en un hangar de la Flotilla de Aeronaves, con la presencia de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. Será el momento de despedir a un hombre que, en palabras del comandante Valentín Benéitez, Jefe de la Base Antártica española del Ejército de Tierra ‘Gabriel de Castilla’, «ha dado su vida por su país y por la ciencia».